Adolfo Mínguez-Castellano, neurólogo de la unidad, reveló ayer que, entre los proyectos que coordina el hospital, existe una investigación pionera en España que utiliza la terapia celular como método para parar la enfermedad. Según el especialista, «en 2001, trece pacientes se sometieron a la implantación en el cerebro de células productoras de dopamina (que ayudan a la regeneración de órganos) extraídas del cuerpo carotideo, una pequeña glándula situada junto a la arteria carótida». Los primeros resultados de estas intervenciones «traen», afirma Mínguez, «nuevas esperanzas en el tratamiento de esta patología». Este hospital también es el único de Andalucía que implanta electrodos en el cerebro para disminuir los síntomas de la enfermedad (22.000 andaluces la padecen y cada año aparecen 1.500 nuevos casos). El párkinson es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a la coordinación y no tiene cura.