La Rioja ha cerrado la temporada de verano "sin superar" ningún umbral de alerta de contaminación atmosférica. El director general de Calidad Ambiental, José María Infante, ha presentado esta mañana el balance de los resultados recogidos por la red de estaciones para vigilar la calidad del aire en la comunidad autónoma y determinar su influencia en la salud y el medio ambiente.

José María Infante ha destacado que es durante el verano cuando mayor riesgo hay de alcanzar valores elevados de contaminación atmosférica y, en especial, de ozono troposférico, fruto de la mayor radiación solar existente. Como consecuencia, el Gobierno de La Rioja intensifica las medidas de vigilancia de este elemento contaminante desde abril hasta septiembre. Para ello, existe un protocolo de información dirigido a la población en el supuesto de que se supere la concentración de 180 microgramos por metro cúbico. Este nivel de concentración en la atmósfera podría causar molestias e irritación en las vías respiratorias de las personas más sensibles.

"Durante este periodo no se ha superado el nivel de protocolo de información (180 microgramos por metro cúbico) y mucho menos el de alarma (240 miligramos por metro por cúbico) en ningún momento y en ningún punto de la comunidad autónoma", ha subrayado el director general de Calidad Ambiental.

Objetivos de calidad del aire

Las estaciones de vigilancia de la calidad del aire, ubicadas en Alfaro, Arrúbal, Galilea, Pradejón y dos en el caso de Logroño, han registrado durante este periodo niveles de ozono por debajo de los objetivos de protección de la salud establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) -120 miligramos por metro cúbico-, a excepción de la estación de Galilea, donde se ha superado este umbral.

Esta circunstancia ha propiciado que en las zonas rurales se hayan superado estos niveles aconsejables, dado que este parámetro se determina de acuerdo al dato sobre el nivel de ozono de la estación más desfavorable. En cambio, en las aglomeraciones urbanas las concentraciones de ozono han estado por debajo de los niveles establecidos por la OMS, como se muestra en el siguiente cuadro.

Con lo que respecta a los niveles de protección de los ecosistemas, las estaciones rurales muestran un cumplimiento de los objetivos de calidad del aire, según se pone de manifiesto en el siguiente cuatro.

Estos resultados se encuentran en la línea del balance de la calidad del aire y los índices de contaminación correspondiente a 2011, presentado el pasado mes de marzo, que constató que el aire que se respira en La Rioja es bueno y presenta unos índices que se situaban por debajo de los límites requeridos para asegurar la protección de la salud. En concreto, este informe revelaba una calidad buena o muy buena para el caso de Logroño y buena en las zonas rurales.

Los distintos niveles de concentración de contaminantes en La Rioja, así como las series históricas de años anteriores están a disposición del público en la web del Gobierno de La Rioja (www.larioja.org/atmosfera). En este espacio digital se puede consultar los resultados sobre las concentraciones no sólo de ozono sino también de partículas y óxidos de nitrógeno, entre otros contaminantes que se miden en Logroño y en resto de La Rioja.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.