El Gobierno de Aragón ha comenzado un proceso de "diálogo directo" con la sociedad concesionaria de las autopistas AP-2 y AP-68, el grupo Abertis, con la finalidad de "avanzar en la mejora de la seguridad vial" de los tramos "más conflictivos" de las carreteras nacionales N-II y N-232 en Aragón.

El consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes del Ejecutivo autónomo, Rafael Fernández de Alarcón, y el director general de Carreteras, Miguel Ángel Arminio, han mantenido un encuentro, en el Gobierno de Aragón, con el director general de Autopistas del grupo Abertis, José Luis Jiménez, y el director de Explotación, Antonio Español, "para avanzar en posibles soluciones en estas vías de competencia nacional", ha informado el Gobierno autonómico.

Fernández de Alarcón ha explicado que "ha sido una reunión técnica y económica en la que hemos analizado posibilidades técnicas y económicas para mejorar la seguridad de la N-2 y la N-232 en los tramos Alfajarín-Pina, sobre todo, y también en alguna medida en el Pina-Fraga, y en los tramos Zaragoza-Gallur y también Gallur-Mallén", ha detallado.

Asimismo, ha expresado la buena sintonía manifestada por parte de la concesionaria Abertis. La reunión "ha sido muy positiva porque las dos partes estamos en colaborar para solucionar los problemas dentro de un marco económico viable ", ha subrayado.

Así, se ha fijado un nuevo encuentro entre ambas partes para avanzar en la concreción de medidas. "Vamos a tener otra reunión el día 17 en la que tendremos datos ya más concretos sobre estas alternativas que hoy hemos estudiado", ha indicado el consejero de Obras Públicas.

Con estas acciones, el Departamento de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes quiere buscar posibles alternativas para reducir la siniestralidad de estas vías a su paso por Aragón, han precisado desde el Gobierno aragonés.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.