Los sindicatos agrarios (Unións Agrarias, Xóvenes Agricultores y Sindicato Labrego Galego) han vuelto a criticar este miércoles la implantación de los contratos lácteos obligatorios sin mecanismos que garanticen que el precio de la leche cubre los costes a los productores y han considerado que la cuantía que se paga a los ganaderos gallegos —la más baja de España— es "lo más parecido a la apropiación indebida".

Tras una reunión con el candidato del BNG a la Xunta, Francisco Jorquera, los tres secretarios xerais de los sindicatos han ofrecido una rueda de prensa en la que han destacado que los últimos datos de precios, relativos a agosto, sitúan la media de lo que cobran los productores gallegos en 28,5 céntimos por litro, frente a los 36 que tienen que pagar por el pienso, lo que les lleva a vender en pérdidas.

La responsable del SLG, Isabel Vilalba, ha criticado este "precio ruinoso" y ha acusado a la Xunta y al Gobierno central de "dejación de funciones" ante las "prácticas abusivas" de industria y distribución. El contrato obligatorio, ha denunciado, será "una herramienta más para extorsionar" a los productores. "Hoy más que ayer tenemos una indefensión enorme", ha lamentado.

Vilalba ha reclamado que se establezcan otros mecanismos para fijar el precio de la leche y ha advertido de que "la estrategia de las industrias" con la puesta en marcha de los contratos es establecer "precio a la baja". Ante esta situación, ha avisado, los sindicatos defenderán en las explotaciones "la desobediencia".

Por su parte, el secretario xeral de UU.AA., Roberto García, ha reprochado a la Xunta que, pese a que "tiene las competencias cien por cien transferidas" no haya abierto "ni un solo expediente" a la industria o a la distribución por sus prácticas pagando un precio por debajo de costes a los productores o vendiendo el producto también a un precio por debajo del coste de producción.

En este punto, ha dicho, queda en evidencia "la doble moral de la Xunta", que traslada su apoyo a los ganaderos pero no sanciona a las industrias. Pagar este precio cuando tienen garantizado que ingresarán unos 37 céntimos por revender las cisternas o 34 por la leche en polvo, es "lo que más se aproxima a una figura delictiva que se llama apropiación indebida".

"Que me lleven a los tribunales, pero es lo más parecido a lo que se llama apropiación indebida o a meter la mano en el bolsillo de los productores gallegos", ha enfatizado. Además, García ha avisado de que la producción en Galicia está "en caída libre" porque producir leche es "endeudarse más".

Postura del bng

El candidato del BNG a la Xunta, Francisco Jorquera, ha comprometido su apoyo a las demandas de los sindicatos y ha afirmado que trabajará en su favor, en caso de que el BNG tenga responsabilidades de gobierno tras las elecciones.

El sector primario, ha proclamado, es "estratégico" en Galicia y es necesario que el Gobierno autonómico tenga "una clara implicación" con el mismo, puesto que el cierre de explotaciones conducirá a la "desertización del campo". En cualquier caso, ha destacado que hay "un problema inmediato" que es necesario "atajar", que es el contrato obligatorio.

En este sentido, el nacionalista ha defendido que los precios "tienen que ser fruto de un acuerdo" entre las dos partes y ha reclamado a la Xunta que medie y arbitre el sistema "para establecer precios justos". "Tiene herramientas para hacerlo", ha reivindicado y ha recordado que es "ilegal" que se ponga a la venta leche por debajo de sus costes de producción.

Asimismo, ha pedido que "no se beneficien de ayudas públicas" industrias que pagan por debajo de estos costes. "Hay mecanismos de sanción", ha insistido.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.