El hombre detenido como presunto autor del incendio que asoló varios municipios de la provincia de Málaga, calcinando 8.225 hectáreas, este pasado mes de agosto negó ante la jueza instructora que quemara la poda que había realizado y, de hecho, apuntó que nunca realiza quemas, según han confirmado fuentes judiciales.

El arrestado, con iniciales J.Z.M. y de 35 años, fue detenido por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Aunque no declaró ante los investigadores, según han indicado a Europa Press las mismas fuentes, sí lo hizo ante la jueza de Instrucción número 3 de Coín (Málaga), encargada del caso.

Así, según han señalado, el jardinero encargado del mantenimiento de la finca donde se originó el fuego manifestó en su declaración judicial que esa mañana estuvo haciendo labores de limpieza y arreglos, como regar el cesped; y también realizó una poda, pero rechazó que quemara los restos.

La detención se produjo tras el trabajo conjunto realizado por el Equipo de Investigación del Seprona y la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) de la Junta de Andalucía y tras un mes de investigación en el que se han realizado inspecciones en el terreno, declaración de testigos y entrevistas.

A consecuencia de ese trabajo, según explicaron desde la Guardia Civil, se determinó que el incendio tuvo su origen en la quema de resto de una poda de jardinería, tras lo que se detuvo a este hombre, que tras declarar ante la jueza quedó en libertad, pero imputado por los delitos de incendio, homicidio por imprudencia y lesiones.

Al detenido, vecino de la localidad malagueña de Alhaurín el Grande, se le impuso la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes y la prohibición de salir de España. El Juzgado de Instrucción número 3 de Coín es el que está encargado de la investigación.

El Plan Infoca, a través del informe realizado por la BIIF determinó que el incendio que se originó el pasado 30 de agosto en Coín (Málaga) fue motivado debido a una negligencia, al haberse realizado una quema de restos vegetales en una finca, actividad prohibida durante la época de peligro alto de incendios.

Dicho informe apuntaba que el punto de origen era el interior de una finca ubicada junto al pie de monte de la ladera del cerro Alaminos, y junto al carril denominado Charco del Infierno, donde los investigadores encontraron "evidencias" y restos vegetales de adelfas, ciprés, palmera y jacaranda.

Con eso, según informaron en su momento los investigadores, "se había realizado una hoguera, que al ser abandonada todavía incandescente, propició que se propagara el incendio en dos frentes, hacia el Norte en dirección a caseta Alaminos, y hacia el oeste en dirección a Barranco Blanco".

El fuego se cobró la vida de un ciudadano alemán y otras dos personas resultaron heridas. Según publica el diario 'Malaga hoy', la mujer alemana de 58 años que resultó herida grave por las quemaduras murió el 19 de septiembre en su país de origen donde fue trasladada tras el siniestro; mientras que su marido, de 60 años y que también sufrió quemaduras graves, sigue ingresado en coma en un hospital alemán.

Consulta aquí más noticias de Málaga.