Preservativo
Una mujer entrega a su pareja un preservativo. GTRES

Las españolas prefieren el preservativo como método anticonceptivo, aunque cada vez tienen menos miedos a los posibles efectos negativos de los métodos hormonales, una inquietud que no obstante permanece y se podría paliar, según los especialistas, con más información en la escuela.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del estudio realizado por la Sociedad Española de Contracepción (SEC) para determinar las percepciones y actitudes sobre los anticonceptivos hormonales entre la población femenina en España.

Un estudio que ha sido presentado este viernes por su presidente, Jose Vicente González Navarro, y la presidenta de la Fundación Española de Contracepción, Esther de la Viuda, que ha sido elaborado a partir de una encuesta telefónica a mil mujeres de entre 18 y 45 años el pasado junio.

Los resultados son contundentes y coinciden con el de otras encuestas realizadas en el mismo sentido: el 56% de las entrevistadas que utilizaban métodos anticonceptivos (los usaban el 75% de las mil) optaban por el preservativo; el 22% por la píldora; el 12% la vasectomía; el 6% el anillo vaginal, el DIU de cobre el 5; ligaduras el 3; el DIU hormonal y el parche el 1.

Lo que más les preocupa a las mujeres sobre los anticonceptivos hormonales es que puedan ser peligrosos para su salud y que puedan tener efectos secundarios molestos, y de ellos se intentan informar preferentemente a través de los ginecólogos —la opinión que más consideran junta a la de las matronas— y de los amigos.

El 56% de las encuestadas opta por el preservativo. Le siguen la píldora (22%) y la vasectomía (12%). A los especialistas les preocupa "la baja información" que les llega a las mujeres desde los centros educativos y consideran que es "una asignatura pendiente" "una buena información y formación en salud sexual y reproductiva" en colegios e institutos.

Casi el 50% de las entrevistadas la echa en falta y por ello los especialistas abogan por una mayor información que pueda aclarar los "falsos mitos" sobre algunos efectos negativos de los anticonceptivos hormonales.

Todavía casi la mitad de las mujeres, también, cree que puede tener problemas de fertilidad en el futuro tras un uso prolongado de estos anticonceptivos, algo que han negado los expertos.

Casi un tercio piensa que pueden producir cáncer, "un mito y un miedo exagerado que no se corresponde con la realidad", según González Navarro, quien ha reconocido que lo que sí puede incrementar es el riesgo de trombosis, sobre todo en mujeres predispuestas.

También más de la mitad de las mujeres piensan que les pueden producir problemas en la piel y aumento de vello, cuando este tipo de anticonceptivos hormonales pueden utilizarse precisamente para estos problemas, y el 80% cree que produce aumento de peso, algo que "la evidencia científica no ha avalado".

Tampoco ha demostrado, según los especialistas, que afecte al estado de ánimo —el aspecto negativo que más preocupa— y está por determinar que lo haga con el deseo sexual, una cuestión sobre la que, en su opinión, se debería investigar más.

No obstante, a pesar de que continúan estos miedos y estas "falsas creencias", según los expertos, estas cada vez son menos intensas respecto a encuestas anteriores.

Los médicos de la FEC y la SEC se han referido a la píldora postcoital o del día después, cuya seguridad para la salud evaluará el Consejo Asesor de Sanidad, que se constituirá previsiblemente el próximo lunes.

De la Viuda ha insistido en que no es un método anticonceptivo habitual, no porque tenga riesgo, sino porque es menos eficaz que otros que se utilizan de forma regular.

"La anticoncepción de urgencia —ha dicho De la Viuda— es un recurso, es una segunda oportunidad cuando ese método habitual falla y antes de ponerse en riesgo de un embarazo no deseado, pues con un medicamento sencillo se puede intentar evitar encontrarse en esa situación, con una seguridad y una eficacia bastante alta, pero no total".