El expresidente de la Xunta de Galicia con el bipartito, el socialista Emilio Pérez Touriño, ha hecho bandera del "federalismo" en un discurso en el que ha calificado este sistema como el de "capacidad para conjugar un pacto y confianza".

Asimismo, y en declaraciones previas al discurso pronunciado en la presentación del libro del exdiputado Xaquín Fernández Leiceaga sobre las razones del fracaso del Estatuto de Autonomía, Touriño ha señalado que la problemática con Cataluña "hay que hablarlo con mucha calma", pero echa en falta "un gran pacto constitucional de largo alcance" para "tratar de dar una salida que garantice la cohesión social y el reconocimiento de la diferencia".

"El gran problema histórico de España es el reconocimiento de la diversidad de identidades nacionales con la garantía de la cohesión e igualdad de los ciudadanos", ha diagnosticado Pérez Touriño, quien ha defendido arduamente una "respuesta federalista", porque permite combinar "el autogobierno y el cogobierno" y permite "separar la fórmula" que identifica "nación y estado".

Touriño, que ha elogiado la capacidad analítica del autor de uno de los negociadores parlamentarios del texto estatutario que finalmente no salió adelante, ha destacado lo "oportuno" que es que esta obra salga en este momento de "tensión extraordinaria entre la recentralización del país y el nacionalismo de corte españolista y la tensión del nacionalismo soberanista catalán".

Por su parte, y en declaraciones previas a la presentación de su libro 'Por que fracasou a reforma do Estatuto? —¿Por qué fracasó la reforma del Estatuto—', Xoaquín Fernández Leiceaga ha observado que España está "ante un problema político de gran envergadura" y "no se puede mirar para otro lado".

El exportavoz parlamentario y ponente estatutario considera que "sería bueno para todos que Cataluña siguiera vinculada a España, no es buena la opción de marcharse". "Debemos trabajar para eso", ha considerado, antes de mostrarse partidario de "abrir con claridad el título octavo de la Constitución (que se refiere a la organización estatal) y articular un nuevo pacto", tal y como se anticipó a la situación actual —ha indicado— en su libro.

"mejor separación amistosa que divorcio traumático"

En este nuevo pacto, Leiceaga apuesta por que estén "el PP y los nacionalismos para explorar la posibilidad de un nuevo acuerdo". "Y si esto no fuera posible, siempre es mejor una separación amistosa que no un divorcio traumático", ha aseverado, antes.

De esta forma, ha remachado que hay que "hacer un trabajo inverso para conseguir unir más la sociedad catalana a la española" después de las expectativas que no se cumplieron con Cataluña cuando gobernaba Zapatero y de que el PP "exacerbase" a los catalanes.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.