Vecinos de Artieda (Zaragoza) se han concentrado esta tarde ante el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón, para criticar las expropiaciones que se están realizando en el municipio para las obras de recrecimiento del embalse de Yesa, coincidiendo con el debate esta tarde en el Parlamento aragonés de una iniciativa de rechazo a las citadas expropiaciones, presentada por CHA.

La concentración ha contado con la asistencia del presidente de la Asociación Río Aragón y vecino de Artieda, Luis Solana, y del alcalde del municipio, Javier Jiménez. El primero ha mostrado su satisfacción, en declaraciones a los medios de comunicación, porque se debata esta cuestión en las Cortes, un asunto "bastante sangrante, doloroso e injusto para nosotros".

Ha agregado que para quienes "vivimos la dura realidad de unas expropiaciones desproporcionadas, que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) sigue haciendo al estilo de siempre, desde la prepotencia y poniendo en cuestión el futuro de nuestro pueblo, esperamos que los partidos conozcan una realidad de un territorio" porque "nunca es tarde para rectificar".

Por eso, ha deseado que los grupos parlamentarios "se planteen modificar el proyecto" del recrecimiento del embalse de Yesa, "que cada vez es más evidente que no tiene ningún sentido".

Según ha argumentado, la expropiación que se está realizando en Artieda "no tiene cobertura legal" ya que "se apoya en una declaración de urgencia de 2001", pasados once años, algo "significativo", para agregar que esa declaración "ampara a los terrenos necesarios para las obras", pero, en este caso, la CHE "está yendo mucho más allá y expropiando no solo los terrenos que necesita para las obras, sino las parcelas enteras".

En este sentido, ha anunciado que si este levantamiento de actas y ocupación culmina "plantearemos un recurso contencioso-administrativo" puesto que "solo están legitimados para expropiar lo absolutamente necesario para las obras y no es el caso".

Solana ha precisado que en total hay ocho propietarios afectados, más el Ayuntamiento, y el objeto de la expropiación es un camino de acceso a la extracción de gravas. Según ha comentado, tanto el consistorio como algunos propietarios están afectados "de forma importante".

DESPROPORCIÓN

El alcalde de Artieda, Javier Jiménez, ha subrayado la "desproporción" de las expropiaciones puesto que afectan a 60 hectáreas cuando las que necesitan para las obras "no llegan a seis", algo que supone "un agravio" al municipio, que "vive de la agricultura", además de que esas son "las tierras más fértiles".

Jiménez ha apuntado que al Ayuntamiento se le quiere expropiar una finca gracias a la cual el consistorio "tiene el 50 por ciento de los ingresos de recursos propios" por lo que la expropiación supone "esquilmar los recursos propios para la gestión normal del pueblo".

A su entender, la CHE "sigue haciendo el trabajo que ha hecho siempre, de prepotencia y de asumir cosas que no le toca; digamos que avasalla" y "sigue adelante con unos procedimientos hoy en día más que discutibles".

Al respecto, ha sostenido que "si tienen que expropiar" que lo hagan para el terreno "que necesitan para las obras" porque "nos están quitando nuestro modo de vida", en una localidad de cien habitantes.

Finalmente, ha advertido de que "por el río Aragón baja el agua que baja y hagan el embalse dos o tres veces más grande, no se va a llenar" por lo que "es una obra condenada al fracaso" puesto que "no hay agua para usar".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.