Manifestación en Madrid
Manifestación en Madrid contra los recortes educativos. Jorge París

 La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, hizo este jueves un llamamiento a la "prudencia", la "mesura" y la "responsabilidad" de "todos" ante el incremento del número de manifestaciones y concentraciones, autorizadas o no, que se ha registrado en la ciudad y que ha calificado de "ingente".

El llamamiento de Botella se dirige a "todos". Por un lado, instó a "ser prudentes con las que se autorizan" (competencia que recae en la Delegación del Gobierno de Madrid, que dirige Cristina Cifuentes) para "hacer compatible el derecho de manifestación con la vida normal en la ciudad". Por otro lado, pidió "a los madrileños, a los que se manifiestan y a los que no, un poquito de prudencia".

Botella consideró "comprensible que exista un malestar" en la sociedad contra medidas que cree "necesarias" pero entiende que eso no debe ser incompatible con que se pueda mantener la normalidad en la ciudad, aunque calificó el derecho de manifestación como "sagrado".

Un 97,97% más de protestas

El Ayuntamiento de Madrid apoya con cifras su reclamación y ha calculado que entre enero y septiembre se han producido 2.732 manifestaciones (autorizadas o no), lo que supone un 97,97 % más que las 1.380 de 2011.

El incremento ha sido más importante desde el pasado 17 de julio, ya que desde entonces se han producido 983 manifestaciones y concentraciones, la mayoría, según Botella, con cortes de tráfico.

De este modo, la media diaria de manifestaciones en Madrid es de 11 en lo que va de año, de 14 desde el 17 de julio y de 33 en la segunda quincena del mes de julio. El récord lo tiene el 27 de julio con 65 manifestaciones y concentraciones, 59 de ellas no autorizadas y recientemente el pasado día 21, con 43, 13 de ellas sin permiso de la Delegación del Gobierno.

El consistorio madrileño ha calculado también el coste que las manifestaciones le han supuesto, entre ellos el del servicio de Policía Municipal, que roza los 1,9 millones de euros en lo que va de año.

El coste del 25-S

Por ejemplo, solo la protesta del pasado 25-S supuso 211.219 millones por el despliegue de 490 agentes y 156 vehículos de la Policía Municipal. En limpieza el coste de enero a septiembre asciende ya a 1.876.000 euros.

Los cortes de tráfico del 25-S afectaron a aproximadamente 60.000 vehículos y a unas 160.000 personas, así como a 41 líneas de la EMT con 476 autobuses y a 89.165 viajeros. Esto supuso para la EMT una reducción de recaudación de 32.000 euros ya que la estimación es que además se perdieron 29.669 viajeros que no llegaron a subirse a los autobuses que no funcionaban.

Según Ana Botella, a la mayoría de las manifestaciones, como la del 25-S en su opinión, asisten  "un número muy pequeño de personas". Sin embargo, repercuten en molestias para "un número muy grande" de ciudadanos, aparte de la imagen negativa que cree que tienen para la imagen de España en el mundo.

Consulta aquí más noticias de Madrid.