Leonor y Jorge, afectados por las hipotecas.
Leonor y Jorge están al borde del desahucio porque no pueden hacer frente a las cuotas de su hipoteca. 20MINUTOS.ES

“Estoy tomando tranquilizantes porque la situación es límite, nos quieren echar de casa manteniéndonos la deuda de 200.000 euros”, explica Leonor entre lágrimas. Ella es un ejemplo más de las cientos de personas que sufren a diario el drama de los desahucios en España.

Leonor Oñate y Jorge Caiza, de 56 y 58 años respectivamente, están a un paso de quedarse de quedarse en la calle con sus dos hijas de 16 y 27 años. Esta última un 57% de discapacidad sensorial. Ambos compraron una vivienda, hace seis años, en la localidad valenciana de Catarroja, para lo que solicitaron una hipoteca de 200.000 euros a Banesto.

El problema es que Jorge, camionero de profesión, sufrió un grave accidente por el que está percibiendo una pensión por invalidez de 1.000 euros, con lo cual ya no pueden hacer frente a la hipoteca, de 724 euros, más los gastos de luz, agua, gas, comunidad, más los estudios y cuidados que necesitan sus hijas.

Tanto el matrimonio como la hija menor han acudido este miércoles a la sede central de Banesto en Valencia junto a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas para protestar por lo que consideran un acoso. Hasta ahora, la familia ha ofrecido diversas alternativas, entre ellas la dación en pago, es decir, que el banco se quede con el piso a cambio de saldar de la deuda, pero hasta ahora se han negado a cualquier negociación. Aun así, según ha explicado Leonor, aunque acepten la dación en pago no tienen “dónde ir”, pero al menos se quedarían liberados “de una deuda ilegítima e inmoral”.

Desde la Plataforma han denunciado que en el primer trimestre de 2012 se han producido en la Comunitat Valenciana 8.822 desahucios y que en España se registran unas 500 al día. Además, han exigido al Gobierno que trate esta situación como “un problema social” y que rescaten “a las familias” que se quedan en la calle en lugar de a los bancos.

"Cláusulas abusivas"

Desde la entidad que les presta apoyo añaden que han tenido que presentar una nueva denuncia al juzgado. Según indican, la hipoteca firmada por este matrimonio tiene “un engaño por partida doble: los metros reales del piso son inferiores a lo declarado en la hipotec ay, sobre todo, porque no informaron que en la escritura había una última sorpresa: una cuota final de 45.000 €, una cláusula totalmente abusiva”, denuncian fuente de la Plataforma.

Consulta aquí más noticias de Valencia.