La vendimia nocturna se impone en Aragón

Esta modalidad mejora la calidad de la uva: La vendimia está tocando a su fin en las viñas aragonesas.
La máquina pasa por entre las vides y recolecta los racimos. (F. S.)
La máquina pasa por entre las vides y recolecta los racimos. (F. S.)
Cada vez más bodegueros desarrollan la recolección nocturna, una modalidad que garantiza en mayor medida el resultado final de la uva. Bodegas Victoria, una joven firma de Longares, en el Campo de Cariñena, ha apostado desde su creación por la vendimia nocturna. Este año, todas las variedades de uva producida en sus pagos (tempranillo, cabernet, syrah y merlot) se han vendimiado por la noche. «Una de las condiciones para una buena vendimia es que la temperatura de la uva no sea mayor que la de la fermentación posterior en la bodega», explica su enólogo, Miguel Ángel de Gregorio. Eso se garantiza cogiendo los racimos con el fresco de la noche. Una parte de la vendimia es mecanizada, mediante unas cosechadoras especiales que apenas castigan las vides y los racimos y que aceleran el proceso. La uva llega fresca y en mejores condiciones al lagar, lo que garantiza un buen vino.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento