Ana Mato
La ministra de Sanidad, Ana Mato, en una imagen de archivo. JUANJO MARTÍN / EFE

El Ministerio de Sanidad, a petición de la ministra Ana Mato, está estudiando con expertos revisar la cartera de servicios básica e imponer el repago en algunas prestaciones,  con la posibilidad de que éste afecte a pruebas como las mamografías, pruebas de rehabilitación y tratamientos como los de fertilidad.

Así lo ha reconocido, en declaraciones a la Cadena Ser, el consejero de sanidad del gobierno aragonés.

"Hay un grupo técnico definiendo qué cuestiones tienen que estar en la cartera básica y cuáles, que estaban, no deberían estar. Lo básico, por eso se llama cartera básica, tiene que incluir cuestiones que tengan que ver estrictamente con la curación y hay otras cuestiones, que en estos momentos están dentro de la cartera básica, que exactamente no tienen una vinculación directa con el estado de la salud y la curación".   

Respecto a lo que puede considerarse "extrictamente curativo", el consejero ha dudado de si pruebas como las mamografías estarían incluídas: "Una mamografía, en mi opinión, estaría en el límite. Yo creo que sería una cuestión para analizar más detenidamente si tendría que estar o no".

También duda sobre el caso de las técnicas de rehabilitación. "Hay rehabilitaciones que permiten alcanzar un nivel de movilidad suficiente para poder hacer una vida normal y otras que permiten ganar, por ejemplo, más fortaleza en los músculos...En ese caso, a lo mejor, habría que separar entre las dos cuestiones".

A este hecho se refirieron este jueves diversas diversos representantes políticos, con denuncias de la oposición, del "desmantelamiento del sistema público de salud".

"Desmantelamiento" de la sanidad pública

La secretaria de Bienestar Social del PSOE, Trinidad Jiménez,  denuncia "el desmantelamiento" de la sanidad pública española por parte del Gobierno central, después de conocer, "a través de los medios de comunicación, que la ministra de Sanidad --Ana Mato-- está planeando introducir el copago en determinados servicios sanitarios".

En este sentido, concretó que se verán afectados servicios "tan importantes" como la detección precoz de enfermedades genéricas o la realización de mamografías, que, "según estudios internacionales, de cada 1.000 que se hacen se salvan 10 mujeres de morir de un cáncer de mama", ha indicado.

Así, ha lamentado que estos nuevos recortes en Sanidad, para los que afirma que la ministra prevé convocar este mes de septiembre a grupos de expertos que revisen la cartera de servicios básica e imponer el pago en prestaciones hasta ahora gratuitas como la selección genética, la rehabilitación funcional, pruebas para detectar o prevenir enfermedades, tratamientos de fertilidad e implantes oftalmológicos; "supone seguir en esta escalada de desmantelamiento del Estado del Bienestar que hemos venido denunciando desde el PSOE".

A juicio de Jiménez, es "muy grave lo que se está planteando desde el Ministerio de Sanidad, porque todos los avances que se venían introduciendo en el ámbito científico van a quedar fuera de la cartera básica".

"Esto significa que algunas personas, para poder acceder a ese servicio sanitario, tendrán que pagar lo mismo", ha añadido; y eso es lo que, según la socialista, "está intentando el PP desde el primer día: una cartera básica reducida para todos los ciudadanos y una cartera accesoria sometida al copago a la que solo podrán tener acceso los que puedan pagar".

Mujeres "sin riesgo de padecer cáncer"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha rechazado este jueves "precipitarse". "Me podré pronunciar cuando conozca con exactitud la propuesta", ha resuelto.

En cuanto a los servicios sanitarios que podrían ser excluidos de la cartilla básica, el mandatario gallego ha expuesto la posibilidad de tener en cuenta ciertos criterios. "A partir de una edad, es bueno que las mujeres se hagan un 'screening' de mama, pero otra cuestión son las mamografías en mujeres que no tienen riesgo de padecer cáncer", ha dicho.