Tienda de Segunda Mano
Dos tiendas de la región ofrecen equipaciones de segunda mano. JORGE PARÍS

La próxima semana echa a andar el curso escolar con un récord de alumnos: 1.138.390 estudiantes matriculados en los centros de la región (un 1% más que el curso pasado), tal y como anunció este jueves la Consejería de Educación. Pero los chavales se incorporarán a las aulas con un sistema educativo más precario que nunca, tal y como denuncian desde las asociaciones de padres y FETE-UGT: menos profesores, menos becas y un mayor número de niños por aula.

Este curso –según las primeras estimaciones sindicales– 1.500 profesores interinos no serán contratados. Esto se suma a los 2.500 que ya no lo fueron el curso pasado. La razón hay que buscarla en el decreto que obliga a los docentes con plaza fija a impartir dos horas más de clase, lo que en solo dos cursos reducirá en 4.000 la plantilla de profesores interinos contratados en la región a pesar del incremento del alumnado. Sobre este asunto, Educación ha declinado facilitar la cifra a este diario alegando que ese dato "se conocerá a finales de mes".

Aulas menos internacionales

Mientras la totalidad del alumnado crece, los estudiantes inmigrantes están cada vez menos presentes en las aulas madrileñas. Este curso serán 142.613 los niños de otras nacionalidades matriculados en la comunidad, lo que supone un 1,2% menos que el pasado (1.689), cuando también se redujeron en 2.882 con respecto al anterior, según Educación.

La crisis es la gran responsable de esta desbandada en busca de opciones como la pública o la concertadaLos extranjeros no son los únicos que cambian de colegio. La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (Acade) reconoce que este curso un total de 180.216 chavales se matricularán en sus colegios, lo que supone un 5% menos que el curso pasado, cuando lo hicieron 189.396. La crisis es la gran responsable de esta desbandada en busca de opciones educativas más baratas, como la pública o la concertada, parcialmente subvencionada. Pero el momento no es el más adecuado.

En la escuela pública habrá este año más alumnos por aula, tras el decreto que permite incrementar las ratios hasta un 20%. Además, la Comunidad ha retirado el cheque-libro, la beca que ofrecía a las familias para aliviar la compra del material escolar. Ahora habrá un sistema de préstamo solo para las familias más necesitadas. El año pasado se beneficiaron de esta beca 309.221 alumnos. Y recortada llega también la ayuda al comedor para las  112.000 familias beneficiarias. La Comunidad priorizará "a las que más lo necesiten".

Donde no ha habido recorte ha sido en la extensión del Bachillerato de la Excelencia, que sumará cinco centros al ya existente: el San Mateo. También crece el bilingüismo, al que este año se incorporan 39 centros. Y todo con la recién estrenada área única educativa.

Al cole, con uniforme 'reciclado'

El teléfono no para de sonar en el local que Second-Look tiene en el centro comercial Monte Claro (Pozuelo). Decenas de familias madrileñas ultiman los preparativos del inicio de curso y recurren a esta empresa pionera que desde hace tres años vende uniformes de segunda mano de los colegios privados y concertados de la región.

"¿Un pantaloncito de cuadros de la talla 6...? No lo tengo, pero pásate mañana [por hoy] y estará aquí", confirma M.ª José a la clienta mientras Leticia –la otra socia del negocio– empieza a hacer llamadas en busca de la prenda.

El ahorro por niño es del 60% respecto a los precios del mercadoEstas dos madres de familia numerosa saben bien cómo la vuelta al cole trastoca el presupuesto familiar. Y en eso  se basa su negocio. "El ahorro por niño es del 60% respecto a los precios del mercado", concluyen. De hecho, el pantalón de cuadros que ya están intentando localizar usando su "red de contactos" –es decir, otras mamás–, cuesta 30 euros en la calle. Su clienta se lo llevará por seis.

"Hay que acabar con la mentalidad de estrenar ropa cada temporada. Y más cuando hay que vestir a varios niños", dicen. Una idea que comparte Paz, otra clienta recién llegada. Busca la rebeca de un colegio concreto en la talla 16. "Solo me quedan pequeñas. Lo sentimos", le dicen.

Y a pesar de no poder hacer la venta ayudan a la apurada madre, a la que envían corriendo a una gran superficie. "Está a 10 euros, cómprala y le coses el escudo de la vieja", le explican las veteranas.

Más suerte ha tenido Jimena, la pequeña que saldrá de la tienda con su uniforme al completo tras varias pruebas. E igual la mamá, que por 94 euros se lleva toda una equipación. "Es lo que cuesta solo el pichi", dice aliviada. Y las prendas son de plena confianza. "Nos las dejan en depósitos las familias. Si se venden les damos el 40%".

Consulta aquí más noticias de Madrid.