Continúan las diligencias del 'Caso Nóos'
El exvicepresidente de la Generalitat Valenciana Vicente Rambla, a su llegada a declarar ante el juez José Castro que investiga el caso Nóos. EFE/ Monserrat Díez

Vicente Rambla, exvicepresidente del Gobierno valenciano, ha dicho este lunes al juez que, en su opinión, Iñaki Urdangarín seguía vinculado al Instituto Nóos en 2008, dos años después de que el duque de Palma dijera haber seguido el consejo de la Casa Real de abandonar sus actividades.

Rambla ha hecho estas declaraciones como testigo ante el juez del caso Nóos en relación con unas comidas a las que asistió en 2007 y 2008 junto a Urdangarin, el exsocio de este último Diego Torres, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; la exconsellera valenciana de Cultura y Deporte Trinidad Miró y el empresario Miguel Zorío.

El exvicepresidente ha modificado su anterior declaración policial cambiando las fechas de las comidasEl exvicepresidente ha modificado su anterior declaración policial cambiando las fechas de las comidas, que se suponía habían tenido lugar en marzo y mayo de 2008, pero que, tras un análisis de las agendas oficiales, se han situado en noviembre de 2007 y marzo de 2008.

Según han informado fuentes jurídicas, en estas comidas se habló de posibles contrataciones del Instituto Nóos por parte de la Generalitat Valenciana, que fue además la institución que abonó ambas cuentas.

Si bien Rambla declaró anteriormente que creía que Barberá había pagado una de ellas, finalmente se ha constatado que en realidad el dinero provino de las arcas públicas, después de que el juez reclamara a las instituciones las agendas de los mandatarios y las facturas abonadas esos días por la Generalitat.

En la primera comida, ha indicado Rambla al juez, se habló entre otras cosas de los Juegos Europeos, un evento para cuya organización la Generalitat Valenciana pagó 382.203 euros a Nóos en 2006 pero que nunca se celebró.

En la segunda, de marzo de 2008, se trató otro posible evento que podría encargarse a Nóos, unos Juegos de la Juventud, el cual venía a sustituir a los Juegos Europeos.

En opinión de Rambla, Urdangarin actuó en las comidas como representante de Nóos, a pesar de que el mismo duque de Palma afirmó en su día al juez que dejó esta actividad en 2006 siguiendo el consejo de la Casa Real.

Trinidad Miró, que también ha declarado como testigo este lunes en Palma, ha ratificado que asistió a las comidas, pero ha dicho que ella no sabía nada de la existencia del Instituto Nóos, han indicado las mismas fuentes.

Tras la pausa veraniega, las declaraciones de Nóos se han retomado con la comparecencia de una tercera persona, el profesor de ESADE Valentín Giró, acusado de emitir cuatro facturas falsas por un valor total de 9.642 euros al instituto que presidió Urdangarin.

Alguien del Instituto Nóos le ordenó que en las facturas indicara como concepto los Juegos EuropeosAnteriormente, en su declaración policial, Giró afirmó que trabajó para los Juegos Europeos contratado por Nóos, pero se ha desdicho y ha indicado que en realidad no lo hizo.

Ha asegurado que estos trabajos respondían a otras actividades, en concreto relacionadas con empresas privadas como Repsol o Telefónica, pero que alguien del Instituto Nóos le ordenó que en las facturas indicara como concepto los Juegos Europeos.

Preguntado acerca de quién de Nóos le dio esta indicación, ha afirmado que no lo recuerda, pero que con quien solía tratar era con Marco Antonio Tejeiro, que llevaba la contabilidad de la entidad sin ánimo de lucro.

Tras comparecer por este tema, el juez le ha tomado declaración por otro concepto, aunque esta vez en calidad de testigo.

Se trata de cinco facturas por 5.000 euros en total que Giró cobró de Nóos por trabajar como relator para la cumbre Valencia Summit y para el Illes Balears Forum, dos eventos investigados en este caso por supuesto desvío de dinero público a manos de Urdangarin y Torres.