La Junta de Andalucía soterrará varios tramos de carreteras que rodean los parques nacional y natural de Doñana para evitar atropellos de linces, según han informado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

Estas actuaciones -que se realizarán excavando unos metros el trazado actual y cubriéndolo luego con una estructura elevada- facilitarán el paso de la fauna por encima de estas carreteras y evitarán el atropello de linces.

 

Es el felino con mayor riesgo de extinción del planeta
De este felino, considerado el de mayor riesgo de extinción del planeta, sobrevive en la zona de Doñana una población de medio centenar de ejemplares, cinco de los cuales han muerto atropellados en estas carreteras en lo que va de año.

 

Técnicos de la Junta de Andalucía y de la Estación Biológica de Doñana explicaron que los estudios de comportamiento indican que el lince no lograría esquivar los atropellos por que, pese a ser un animal muy esquivo y ágil, no reconoce en los vehículos una amenaza o un peligro potenciales.

Esta circunstancia es favorecida, además, por la ausencia en la zona de lobos, el más directo depredador del lince, que aumenta la confianza de estos felinos y rebaja sus niveles de prevención.

La construcción de estos soterramientos, cuyo número y diseño ultiman técnicos de las consejerías de Medio Ambiente y de Obras Públicas, cumple uno de los objetivos del segundo programa comunitario LIFE para la conservación del lince ibérico, que propugna una "drástica" reducción de la mortalidad de este felino en las carreteras de Doñana, en las que han fallecido una veintena de ejemplares desde 2000, según WWF-Adena.

Más señalización

En cuanto a las señalizaciones para la reducción de la velocidad, está previsto colocar 60 resaltos, 120 señales informativas de zonas de paso de linces y unos 1.300 catadióptricos (puntos luminosos) preventivos de atropello de animales.

Las principales actuaciones, y las más controvertidas, se centran en los 16 kilómetros del tramo de la carretera A483 que une la aldea de El Rocío con la urbanización turística de Matalascañas, donde se concentran los atropellos de linces y la que soporta la mayor densidad de tráfico de la zona.

 

El PP y organizaciones empresariales abogan por el desdoblamiento de esta carretera
La Junta quiere limitar la velocidad en este tramo, de doble sentido, a 40 kilómetros por hora, frente a varios partidos, entre ellos el PP, y organizaciones empresariales y sociales, que abogan por el desdoblamiento de esta carretera.

 

El tramo de la A483 Almonte-El Rocío-Matalascañas acumuló este verano intensidades máximas de circulación en ambos sentidos de hasta 13.700 vehículos al día, con una media diaria de paso de 11.093.

Esta carretera soporta importantes retenciones de tráfico no sólo durante las romerías rocieras sino en los fines de semana, que este verano han alcanzado los 19 kilómetros, según datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico.