Gina Rinehart
Imagen de archivo de la multimillonaria australiana Gina Reinhart. EFE / ARCHIVO

La mujer más rica del mundo, la australiana Gina Rinehart, ha escrito una columna en el último número de la revista Australian Resources and Investment que ha desatado la indignación incluso del Gobierno australiano.

Conviértanse en una de esas personas que trabajan duro, invierten y construyenRinehart, heredera y jefa del grupo Hancock Prospecting, dedicado a la extracción de minerales, tiene su propia versión de la crisis económica. "Si se sienten envidiosos de los que tienen más dinero que ustedes, no se queden sentados quejándose. Hagan algo para ganar más, pasen menos tiempo bebiendo, fumando y charlando, trabajen más", dijo en la publicación oceánica según reporta la agencia AFP.

Las recetas que Rinehart —una mujer que dispone de una fortuna estimada en 29.200 millones de dólares australianos (24.000 millones de euros) por la Business Review Weekly (BRW)— expone en su tribuna pasan también porque el Gobierno de su país rebaje el salario mínimo para atraer más inversiones.

"Conviértanse en una de esas personas que trabajan duro, invierten y construyen, y al mismo tiempo crean empleo y oportunidades para los demás", añadió.

El Gobierno australiano se ha mostrado molesto por las palabras de Reinhart. "Estos comentarios son un insulto para los millones de trabajadores australianos que trabajan y sudan sangre para alimentar a sus hijos y pagar las facturas", ha asegurado el ministro de Finanzas, Wayne Swan, cuyas políticas también molestan a la millonaria Rinehart por considerarlas "socialistas" y por no bajar impuestos para favorecer la inversión.

"No hay una receta para volverse millonario", concluye Rinehart en su artículo.