Caso ERE
Francisco Vallejo (izq.) y Martín Soler, antes de su declaración en la Comisión. JUAN FERRERAS / EFE

El consejero andaluz de Innovación, Ciencia y Empresa entre abril de 2009 y marzo de 2010, Martín Soler, ha asegurado que "jamás" tuvo conocimiento de "ninguna irregularidad" en las ayudas a ERE que, ha enfatizado, "decidía de manera unilateral la Consejería de Empleo".

"Nunca participé, conocí o decidí nada que tuviera que ver con decisiones sobre ayudas sociolaborales a ERE", ha apostillado Soler, quien ha recordado que la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), adscrita a su Consejería, era "un mero agente pagador porque así se lo asignaba la ley".

Al igual que su antecesor en el cargo y en las comparecencias de este lunes ante la comisión de investigación del Parlamento andaluz, Francisco Vallejo, también ha negado haber conocido el convenio marco por el que Empleo estableció este polémico sistema administrativo.

Ha apostillado que, como consejero de Innovación y presidente de su ente instrumental, IDEA, "nunca" tomó decisión alguna "sobre un procedimiento que siempre fue considerado legal" y que "nunca" aprobó "ayuda alguna con cargo a este programa".

Al igual que Vallejo, ha negado haber conocido los informes que la Intervención General presentó a partir de 2005 con objeciones al procedimiento seguido para tramitar estas polémicas ayudas a ERE y empresas sociolaborales, cuyo importe supera el millón de euros.

Empleo ordenaba a IDEA pagar estas ayudas, para las que le transfería los fondos presupuestados, a pesar de que este órgano pagador y su antecesor, el IFA, había sido transferido a Innovación.

Vallejo afirma que IDEA sólo materializaba los pagos

El que fuera consejero de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía Francisco Vallejo ha afirmado que la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), dependiente de su Departamento, sólo materializaba los pagos que ordenaba la Consejería de Empleo en cuanto a las ayudas sociolaborales para trabajadores y empresas y ha negado cualquier responsabilidad política en la comisión de investigación creada en el Parlamento andaluz sobre el caso de las irregularidades en los expedientes de regulación de empleo (ERE), tramitados por la Administración andaluza.

Asimismo, el que fuera alto cargo andaluz entre los años 2004 y 2009 ha señalado que desconocía el informe de Intervención General de la Junta de Andalucía de 2003, que entró en la Consejería en 2005, donde se advertía de que las ayudas tramitadas no se ajustaban al procedimiento administrativo previsto y, además, ha asegurado que "no le correspondía conocerlo".

"Nadie se lo llevó al consejero ni le correspondía al consejero conocerlo" porque "no afectaba a la Consejería de Innovación" sino que fue remitido a los servicios jurídicos quienes interpretaron una discrepancia jurídica. Aún así, ha destacado que este informe "no conlleva obligación ni reproche jurídico ni propone una actuación".

De esta manera, ha apuntado que los posibles incumplimientos y las rectificaciones las debería de realizar el órgano gestor, en este caso, la Consejería de Empleo, y, por tanto, "no se requiere nada de IDEA o de la Consejería de Innovación". Además, ha añadido que "IDEA carecía de legitimación para cuestionar la legalidad del procedimiento", sólo "cumplía una orden de obligado cumplimiento de Empleo".

"Con 25.000 millones había donde entretenerse"

Preguntado sobre si pagaban "las millonadas que pagaban sin cuestionarse nada", Vallejo ha señalado que la Consejería durante cinco años gestionó fondos por valor de 25.000 millones de euros, una cantidad con la que "había donde entretenerse" como para ir a analizar lo que hacía Empleo.

En este sentido, también apuntó el principio de confianza que debe tener un gobernante en la administración y, un principio básico de derecho administrativo, "lo que realiza una administración es legal y ejecutivo".

Para concluir, en el último turno de palabra, Vallejo ha destacado su larga trayectoria política donde ha sido "un servidor público honesto y cumplidor de la legislación" y tras recordar que jamás tuvo conocimiento "ni la más leve sospecha" de que se podía estar produciendo algún tipo de irregularidad penal ni administrativa en estas ayudas de Empleo, ha querido "descartar cualquier sombra" sobre la Consejería que lideró y sobre la Agencia IDEA, ya que "las posible irregularidades se sitúan en decisiones y expedientes ajenos a las mismas".