Blair durante su último discurso oficial ante los laboristas
Blair durante su último discurso oficial ante los laboristas (Reuters)

Blair ha ofrecido su último discurso en un congreso laborista como primer ministro y líder de la formación. "Es duro marcharse", ha reconocido ante sus compañeros de partido.

Ovacionado por los miembros del partido laborista, Blair les ha dedicado un claro mensaje "Vosotros sois el futuro ahora, aprovechadlo".

Tony Blair ha elogiado a Gordon Brown, elegido como sucesor y se ha reído de las presuntas críticas de su mujer hacia su colega de partido: "Por lo menos no me tengo que preocupar de que se escape con el vecino", bromeó.

No quiere la retirada de Irak

El primer ministro británico ha centrado su discurso en defender la presencia británica en Irak y Afganistán y aseguró que la retirada de las tropas supondría entregar esos países a la red terrorista Al Qaeda o a los talibanes.

Si abandonamos Irak cometeremos un acto de rendición que pondrá nuestra seguridad en peligro

"No estaremos más seguros, cometeremos un acto de rendición que pondrá nuestra seguridad futura en el mayor de los peligros", dijo Blair en Manchester (norte de Inglaterra) en su último discurso en un congreso laborista como primer ministro y líder de la formación.

Blair reconoció que era "duro en ocasiones ser el mayor aliado de Estados Unidos" y que Europa podía ser "un dolor de cabeza político" para una nación como el Reino Unido.

"Pero creedme, no hay aliados poco entusiastas de EEUU, ni socios a medias en Europa", continuó.

Blair anunció su decisión de dedicarse, desde ahora hasta que deje el poder, "con el mismo compromiso" dedicado al conflicto en Irlanda del Norte, a tratar de lograr la paz entre israelíes y palestinos.

"Puedo no tener éxito. Pero lo voy a intentar porque la paz en Oriente Medio es una derrota para el terrorismo", indicó Blair.

¿Por qué se marcha?

Acosado desde sus propias filas , Tony Blair se vio obligado a anunciar este mes que la reunión anual laborista será la última a la que asista como líder del partido y jefe del Gobierno.

En realidad, Blair ya había adelantado antes de las elecciones del 2005, que éste sería su último mandato, pero la pérdida progresiva de apoyos dentro de su propio partido y del respaldo de la sociedad británica, han precipitado su salida del poder .

Su apoyo incondicional a Bush en temas como la guerra de Irak , sus políticas en Oriente Próximo y sus reformas de los servicios públicos favorables al mercado, han sido los principales motivos que han dañado la popularidad del "premier" .