Misil RSM-54 Sineva, como los lanzados por Rusia. (CDI)
Misil RSM-54 Sineva, como los lanzados por Rusia. (CDI) CDI

El submarino nuclear ruso Yekaterimburgo lanzó misiles balísticos intercontinentales desde el océano Artico tras reanudar en esa zona maniobras militares, interrumpidas desde hace más de diez años, según ha informado la Armada de Rusia.

Complicada maniobra

Tras una travesía de más de un mes, el Yekaterimburgo ha llegado a la base naval de Severomorsk, donde fue recibido por el almirante Vladímir Masorin, comandante de la Armada rusa, representantes de autoridades regionales y familiares de la tripulación.

Fue una maniobra muy complicada que no se realizaba desde hace más de diez años

 En pasado día 9, el Yekaterimburgo ha emergido cerca al Polo Norte para lanzar un misil balístico RSM-54 Sineva (SS-N-23 Skiff, según la OTAN), cuya ojiva impactó en el polígono de Chizha, en la Penísula de Kanin-Nos, a 2.600 kilómetros de distancia.

"Fue una maniobra muy complicada que no se realizaba desde hace más de diez años y que marca el regreso de la Marina de Guerra rusa al Artico", ha afirmado Masorin, citado por la agencia Itar-Tass.

Seguridad nacional

Durante su travesía, la tripulación del Yekaerimburgo lanzó otros dos misiles balísticos Sineva en posición de inmersión en aguas del Pacífico, cuyas ojivas también cayeron en el mismo polígono tras recorrer más de 6.000 kilómetros.

 "Nuestros submarinos continuarán realizando misiones encaminadas a garantizar la seguridad nacional de Rusia en todos los océanos", subrayó el almirante.

Antes del lanzamiento exitoso del Sineva desde el Polo Norte, la Marina de Guerra rusa había sufrido un duro revés al fracasar el pasado día 7 el lanzamiento de prueba del nuevo misil balístico Bulava, (SS-NX-30 según la OTAN), destinado a la flota rusa de submarinos nucleares estratégicos de última generación.