Pastillas
Los consumidores de drogas de tipo anfetamínico se sitúan en todo el mundo entre los 14 y los 52 millones de personas. GTRES

La Conselleria de Salud de la Generalitat promueve la instauración de un programa educativo, en lugar de multas, a los menores que sean sorprendidos en la calle consumiendo drogas o en posesión de sustancias ilícitas en el marco de un protocolo difundido entre todos los ayuntamientos.

Lo ha explicado así el subdirector general de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Joan Colom, que ha apuntado que actualmente "la ley de seguridad ciudadana permite sancionar a estos jóvenes con 300 euros o bien realizar una actividad educativa o terapéutica".

La Generalitat quiere generalizar, mediante la Guía de recomendaciones para la implementación del protocolo de prevención de drogas alternativa a la sanción administrativa, unas pautas comunes en todos los ayuntamientos para incentivar las medidas educativas.

Las actividades pedagógicas deben "permitir trabajar correctamente con los padres en una atención coherente" para aumentar el conocimiento y la capacidad crítica del menor, argumenta Colom, que presentó la guía en la reunión de la Comisión Interdepartamental de Drogas celebrada el pasado 10 de julio.

Con esta medida la Generalitt pretende "disminuir los riesgos asociados al consumo de drogas", según Colom, quien se ha mostrado a favor de esta metodología por encima de las multas.

Un 80% siguió el programa educativo

782 menores denunciados por posesión o consumo droga en Barcelona siguieron en 2010 el Programa de atención psicoeducativa de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, lo que supone un 80% del total de denunciados.

Además, la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra entregaron 717 menores a sus padres desde 2008 hasta 2011 por consumir alcohol y sustancias estupefacientes, como fruto del dispositivo 'Cel Obert' de vigilancia de parqus del distrito del Eixample.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.