Peret
Peret, el "rey de la rumba". MATISSE

Peret tiene la esperanza de cumplir los 80 años de edad sobre los escenarios, según ha asegurado el "rey de la rumba", que confía en alcanzar su objetivo porque ya tiene 77 años, está trabajando en un nuevo disco y acaba de iniciar una gira de verano con su nuevo espectáculo.

Un espectáculo que tiene aire de epílogo o de fiesta de despedida, ya que Peret repasa su larga trayectoria y toca temas como Borriquito como tú, Una lágrima cayó en la arena, El gitano Antón, Saboreando, El muerto vivo y lo que le pida el público.

"Ahora es cuando mejor me lo paso actuando", ha asegurado el rumbero catalán, que lleva 65 años sobre los escenarios pero no tiene intención de jubilarse, sino de seguir en la brecha "aunque tenga que subir al escenario con la ayuda de una azafata".

Peret se lo pasa cada vez mejor sobre el escenario y pretende que el público también disfrute. Para ello ha preparado una gira en la que toca "a la carta, todo lo que la gente pida".

El espectáculo se llama Música contada, y en él repasa su vida a través de los muchos éxitos que conforman su repertorio.

Debutó con 12 años

El "rey de la rumba" empieza el espectáculo recordando que debutó con 12 años en el Teatro Tívoli de Barcelona junto a su prima Pepi y que pocos años después grabó su primer EP.

Ave María Lola era uno de los dos temas de aquel EP y el primero que toca Peret en Música Contada, un espectáculo en el que el músico catalán va alternando canciones con anécdotas.

Yo hablo mucho, pero también dejo hablar al público y siempre me piden canciones que yo toco encantado"Yo hablo mucho, pero también dejo hablar al público y siempre me piden canciones que yo toco encantado", ha añadido el maestro, que estos días está ensayando con sus músicos porque "el repertorio es muy amplio y, si vas a la carta, tienes que acordarte de todo".

En esta ocasión, Peret va acompañado de sus músicos habituales, es decir, tres de sus sobrinos a los instrumentos y dos de sus sobrinas a los coros.

"Me encanta salir de gira acompañado de la familia", ha asegurado el veterano rumbero, que actuará este verano en S'Agaró (Girona), Benidorm (Alicante), Palma, Pineda de Mar (Barcelona) y Valladolid.

"Los conciertos tienen fechas espaciadas porque ya tengo una edad, pero los disfruto más que nunca", asegura Peret, que recuerda que alcanzó la fama "muy joven, con 20 años" y se acostumbró a ella "como si fuera algo normal", pero con la edad se ha dado cuenta de su valor. "Me emociono cuando veo gente joven cantando canciones que tienen más de cincuenta años", ha reconocido.

Su nuevo disco

En concierto, Peret responde al cariño del público tocando lo que le piden, pero, cuando graba un disco, "la cosa cambia" y hace lo que le apetece, según ha dicho.

En este sentido, el disco que está preparando incluye "versiones de grandes temas y algunos temas nuevos", pero todos tienen en común que son "rumbas de las que te hacen pensar".

En su opinión, hay "rumbas para bailar, rumbas para protestar, rumbas graciosas y rumbas que te hacen pensar" y, últimamente, las que más le interesan son estas últimas.

Las rumbas para protestar ya las exprimió a fondo en su disco Que levante el dedo, en el que hablaba "de los banqueros y de la especulación", tal como ha recordado.

"Ya no hace falta que siga hablando de los políticos, ya está todo dicho y ellos mismos se han retratado. Lo que hay que hacer ahora es salir a la calle. Tenemos que salir todos unidos, no salir por gremios, sino unidos. Los políticos se están aprovechando de que el pueblo está dividido", ha sentenciado Peret.