Graves combates entre rebeldes y Ejército durante el tercer día de ofensiva en la ciudad de Alepo

  • Además de Alepo, otras zonas del país también ha sufrido graves bombardeos.
  • El Ejército está bombardeando con artillería pesada los barrios que controla el rebelde Ejército Libre Sirio.
  • Al menos 33 personas han muerto este lunes en Siria.
Dos hombres caminan frente a un edificio destruido en una calle de Alepo (Siria).
Dos hombres caminan frente a un edificio destruido en una calle de Alepo (Siria).
EFE

Los combates entre el Ejército sirio y los rebeldes se intensificaron este lunes en la ciudad del norte del país de Alepo, la segunda más importante de Siria, en el tercer día de ofensiva militar en la zona, mientras otras zonas del país también han sido sometidas a fuertes bombardeos.

Las autoridades de la ciudad de Alepo dijeron haber matado y herido a un "gran número" de supuestos terroristas, como denomina el régimen a los opositores armados.

El coordinador de la opositora red Sham en esa localidad, Mayid Abdelnur, explicó a Efe por internet que el Ejército está bombardeando con artillería pesada y helicópteros los barrios que controla el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) y los enfrentamientos se suceden en áreas como Ansari, Mashad, Halq y Sheij Jedr.

En el barrio de Adnan, los combatientes del ELS se apoderaron de un arsenal de armas, aseguró Abdelnur, que agregó que los bombardeos también cayeron sobre las zonas de Darat, Aisat y Haian, en las inmediaciones de Alepo.

"Los residentes de los barrios bombardeados están huyendo. No hay combustible ni harina, pero sí algo de agua, verduras y electricidad. Los medicamentos y doctores escasean, y los heridos más graves están siendo trasladados a Turquía", afirmó el opositor.

Uno de estos evacuados fue el corresponsal del canal de televisión catarí Al Yazira, Omar Jashram, que este lunes fue herido por la caída de un proyectil de mortero cerca de donde se encontraba mientras cubría los sucesos en la ciudad.

El sábado pasado, las fuerzas del régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, iniciaron una ofensiva para expulsar de Alepo a los que denomina "grupos terroristas", término que la oposición cambia por el de "rebeldes".

Recuperar el control total de Alepo se ha convertido en un objetivo fundamental para el régimen, sobre todo por tratarse del centro económico de Siria.

Desde entonces, los enfrentamientos y bombardeos han obligado a unas 200.000 personas a dejar sus casas en esta localidad y sus inmediaciones, según los últimos datos de Naciones Unidas.

No obstante, los numerosos actos de violencia anteriores a la ofensiva militar ya llevaron el pasado viernes a la 'Media Luna Roja' a suspender ciertas "operaciones" en Alepo dado el clima de inseguridad.

Al menos 33 personas murieron este lunes en Siria, entre ellas doce en Damasco y sus alrededores, y nueve en Alepo, según señalaron los activistas Comités de Coordinación Local.

El Observatorio sirio de Derechos Humanos también informó de la muerte de una treintena de personas, nueve de ellas en la provincia de Homs (centro) y cinco en la de Deraa (sur).

Los combates en el barrio de Sahaledín (Alepo) y en la localidad de Tal Abiad, en la provincia septentrional de Raqqa, causaron además la muerte de catorce efectivos del régimen, indicó el Observatorio.

En Tal Abiad, se registraron fuertes enfrentamientos entre los leales y los opositores al régimen de Bachar al Asad en los centros de seguridad de la zona, según destacaron los activistas.

Por otra parte, la agencia oficial de noticias siria, Sana, apuntó que las tropas sirias practicaron este lunes una redada en la provincia de Deraa, donde encontraron una célula de hombres armados y "causaron grandes pérdidas a los terroristas".

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento