Con el objetivo de conseguir la integración del Guadalmedina en la ciudad y liberar de ruido su entorno, el equipo capitaneado por el arquitecto malagueño José Seguí aboga por el soterramiento del tráfico a ambos lados de las riberas del río, así como por peatonalizar la Alameda Principal, pues "ese matrimonio río-ciudad tiene que ir unido".

Así lo han explicado los responsable de 'Más río, más ciudad', propuesta ganadora del concurso de ideas convocado por la Fundación Ciedes para solucionar la integración urbana del río, quienes, junto a los representantes de otros equipos participantes, han expuesto este miércoles sus proyectos.

La iniciativa vencedora, que defiende crear un parque fluvial en el que se eliminen los muros de encauzamiento del río y se recuperen las riberas como espacios de transición con la ciudad, persigue, en lo que a movilidad se refiere, mejorar la calidad urbanística del entorno del Guadalmedina, en cuyas márgenes circulan más de 30.000 vehículos diarios.

Para ello, esta iniciativa, presupuestada en 146,5 millones de euros, aboga por soterrar parte de los movimientos norte-sur, consiguiendo mayor espacio libre en superficie. No obstante, es importante que haya una buena conexión para que esta solución "sea efectiva y tenga funcionalidad", han indicado los responsables del proyecto.

Con el soterramiento del tráfico en ambos lados se consigue una disminución de ruido "muy importante", pues "no tendría sentido generar un parque para recreo y ocio de los ciudadanos con camiones pasando por detrás con un ruido tremendo", han indicado, subrayando, además, que "ello favorece también el atractivo de la zona".

Según han precisado, los cajones que se han planteado para soterrar el tráfico a ambos lados del Guadalmedina "en absoluto" supondrían nuevas barreras porque "están totalmente bajo las rasantes del río".

Peatonalización de la alameda

Teniendo en cuenta que la propuesta ya permite liberar parte del tráfico en el centro histórico de la ciudad, también se plantea la peatonalización de la Alameda Principal, con un carril de transporte público y uno de residentes por sentido y desplazando las cabeceras de autobús al intercambiador de la plaza de la Marina.

Para ello, se requiere un "bypass" del tráfico por la Alameda de Colón y Muelle Heredia, que necesitaría modificar las intersecciones del Paseo de los Curas y del Parque de Málaga, han detallado.

"La peatonalización de la Alameda Principal es una pieza clave en este tratamiento del río, de la misma manera que lo es la vinculación río-puerto", han asegurado, y han añadido que "la Alameda juega un papel fundamental, ya que es tan herida para ligar el Ensanche de Heredia con el resto como pueden ser los muros que separan actualmente el río Guadalmedina".

En este sentido, también resulta "clave" el muelle 4 porque "lo que se haga en él está incidiendo directamente sobre este tejido urbano". En consecuencia, han subrayado, "se da una feliz coincidencia en el tiempo de una actuación de integración tan importante como es la del río, con otra de integración como la del puerto-ciudad, que está a medio hacer, y con un tejido urbano que necesita en este momento una reflexión de conjunto que es el Ensanche de Heredia".

Crear zonas peatonales y verdes en ambas márgenes del río, de las que pueda disfrutar el ciudadano, y contar con un cauce con una lámina de agua son aspectos que plantea este proyecto, con el que se pretende conseguir "una transición suave desde una zona muy urbana a otra de esparcimiento de áreas verdes, que es el parque fluvial".

Embalse de el limonero

El director de 'Más río, más ciudad' ha señalado que la propuesta incide en que "la base del problema del embalse de El Limonero está en la gestión de la presa", que "tiene que ser presa de regulación y no de acumulación".

Por tanto, controlar la regulación del embalse es el principio de la urbanidad del cauce del río, ha dicho, y ha señalado que intentar concebir el embalse como una presa sería mantener un peligro constante sobre la ciudad, y tratar de utilizarla como cabecera para operaciones de transvase sería "un grave error", ya que "no fue proyectada para tal función".

La propuesta de Seguí y su equipo no contempla el transvase del río, ya que "no lo vemos necesario si la presa se gestiona para lo que se construyó". "Es un gasto inútil", ha considerado.

Otros premiados

En esta misma línea se ha pronunciado Juan José Soto, director del proyecto ganador del segundo premio en el certamen de ideas para la integración urbana del Guadalmedina, quien ha apostado por recuperar la funcionalidad de la presa.

La iniciativa liderada por Soto también propone, desde la altura de la avenida Arroyo de los Ángeles, dos cajones soterrados para llevar, cada uno en una dirección, el tráfico, en tanto que, como ha indicado, "la conectividad norte-sur de Málaga está fatal".

CONCURSO

En definitiva, las propuestas premiadas en el concurso, en el que se han presentado proyectos de 16 equipos, nueve de Málaga y siete procedentes de otras ciudades españolas —Alicante, Barcelona, Bilbao, Granada, Madrid y Pamplona, representada por dos grupos—, abogan en su mayoría por un río abierto, descartando, por tanto, su embovedamiento. Además, se apuesta por un uso ciudadano del Guadalmedina, aprovechando para ello las riberas del mismo y las superficies libres.

Las iniciativas galardonadas en este concurso de ideas —siete accésits y tres premios— se pueden ver desde este pasado martes en la sala Proyectos del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga.

Consulta aquí más noticias de Málaga.