Oña se muestra contenta de que el TC "no respalde la prisa descarada" del PSOE al aprobar una ley por "venganza"

La vicepresidenta segunda del Parlamento andaluz y alcaldesa de Fuengirola (Málaga), Esperanza Oña, se ha mostrado este miércoles "muy contenta" de que el Tribunal Constitucional (TC) mantenga la suspensión de la ley de incompatibilidades de altos cargos de la Administración de la Junta de Andalucía, una decisión que, a su juicio, demuestra que "el Tribunal no respalda la prisa descarada que ha tenido el PSOE", que aprobó por "venganza" modificar la normativa electoral andaluza.
La Alcaldesa De Fuengirola, Esperanza Oña
La Alcaldesa De Fuengirola, Esperanza Oña
EUROPA PRESS/AYTO. FUENGIROLA

La vicepresidenta segunda del Parlamento andaluz y alcaldesa de Fuengirola (Málaga), Esperanza Oña, se ha mostrado este miércoles "muy contenta" de que el Tribunal Constitucional (TC) mantenga la suspensión de la ley de incompatibilidades de altos cargos de la Administración de la Junta de Andalucía, una decisión que, a su juicio, demuestra que "el Tribunal no respalda la prisa descarada que ha tenido el PSOE", que aprobó por "venganza" modificar la normativa electoral andaluza.

"Lo primero que ha dicho con claridad el TC es que no está de acuerdo con las prisas del PSOE; sin entrar en el fondo, no respalda la forma", ha declarado a Europa Press Oña, quien ha insistido en que esta ley es "un auténtico atropello, una pataleta", ya que "la compatibilidad de los alcaldes ha existido siempre, pero, como los socialistas perdieron las elecciones municipales, entonces dijeron nos enfadamos y echamos a los alcaldes del Parlamento andaluz".

Más aún, ha opinado que "el hecho de que los alcaldes permanezcamos en el Parlamento, de momento es una clara muestra de que el PSOE actuó por venganza y utilizando una ley como una herramienta particular de venganza partidista", y si no, "por qué sólo con los alcaldes y no con los senadores, los diputados nacionales u otros cargos", se ha preguntado. "Si hay que ser incompatibles, lo seamos todos de forma razonable, y no sólo con los alcaldes del PP porque han tenido la osadía de ganar al PSOE", ha manifestado.

"Esa ley no se sustenta en otra cosa más que en la revancha y la venganza; no tiene otro fundamento", ha afirmado Oña, quien ha advertido de que "hay que legislar para conseguir más bienestar y equidad, para lograr más equilibrio entre las personas". "Una ley no se puede utilizar, por el hecho de tener mayoría, para vengarse de personas que te molestan", ha dejado claro.

Por ello, la parlamentaria andaluza ha hecho hincapié en que la decisión del Tribunal Constitucional de "dedicar más tiempo a este asunto para tomar una decisión, en principio, me parece muy bien y razonable".

PRUDENCIA

"El TC ha tomado una decisión prudente para estudiar con más detalle el asunto y en su momento se pronunciará", ha señalado Oña, quien no ha querido pronunciarse sobre casos futuribles: "no nos vamos a adelantar a nada porque es el Tribunal el que decidirá".

En su opinión, lo que está claro, ha precisado la alcaldesa de Fuengirola, es que "ha decidido no tomar una decisión en cuatro o cinco meses, sino que deja sine díe la toma de un pronunciamiento definitivo". "La prudencia ha sido una buena consejera y el Tribunal ha podido detectar la venganza y la revancha en el origen de esta ley, que se tramitó por vía de urgencia y sin ningún tipo de consenso", ha aseverado.

En este sentido, Oña ha incidido en que "el Tribunal Constitucional por el momento se ha mostrado prudente y estudiará el caso con más detenimiento y acataremos la sentencia tanto si nos resulta favorable como si no".

En un auto, que fue notificado el pasado viernes, el Constitucional mantiene así la suspensión de la norma que decidió el pasado 17 de abril al admitir a trámite el recurso de inconstitucionalidad promovido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, contra la ley andaluza.

El TC cumple así con el plazo "no superior a cinco meses" con el que contaba para ratificar o levantar la suspensión de la norma, desde la fecha de interposición del recurso por parte del presidente del Gobierno, que se produjo el 7 de marzo.

Además de a Oña, la incompatibilidad afectaría a otros alcaldes y parlamentarios del PP, entre ellos, el candidato a la Presidencia del PP-A y regidor de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, o los primeros ediles de Córdoba y Huelva, José Antonio Nieto y Pedro Rodríguez, respectivamente. En esa misma situación se encuentra también el diputado andaluz de IU y alcalde de Marinaleda (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento