El Teatro Cervantes pone en marcha su programación, que cuenta, entre otras obras, con el estreno en el ámbito nacional de Buenas noches, madre (Marsha Norman).

¿Cuál es su valoración de la temporada?

Cubre las necesidades de todas las clases de espectadores gracias a que tenemos dos salas. Por un lado está el Cervantes, que tiene una programación para el público general; por otro, la sala Gades, que plantea una propuesta más arriesgada y que explora las nuevas tendencias. También se ofrecen actuaciones musicales y para los niños.

¿Qué espectáculo atraerá más al público?

No lo sabría decir. Cuando programamos lo hacemos pensando siempre en obras de primer nivel. Estamos muy satisfechos de la programación de esta temporada, sobre todo sabiendo que el teatro en España atraviesa por una crisis de obras, no de demanda. Esta crisis se agrava en el teatro de provincias. Todo el mundo habla de la crisis del cine, pero de la del teatro nadie se acuerda.

¿Cuál es la mejor obra que ha pasado por el Cervantes?

Eso es el público quien lo decide. Actualmente el Cervantes tiene una ocupación del 86% y la sala Gades del 70%. Son cifras que también nos hacen estar muy satisfechos.

¿Qué obra le habría gustado que viniera?

En su día se quedó sin venir Arte, de Yasmina Reza, una directora iraní afincada en Francia. Me parece un gran espectáculo, pero no hizo gira por provincias y sólo fue a Barcelona.

BIO

Tiene 50 años y es periodista. Comenzó trabajando en RNE. Entre sus gustos destacan el deporte y el pop inglés.