Bolsa de Madrid
Un visitante observa los monitores de la Bolsa, donde el Ibex 35 se hundió este viernes un 3,1%. Chema Moya / EFE

Los inversores acosan a España y la prima de riesgo volvió a dispararse este viernes hasta alcanzar los 562 puntos básicos tras la negativa el jueves del Banco Central Europeo (BCE) a comprar deuda y adoptar nuevas medidas de estímulo, más allá de la esperada bajada de tipos de interés.

De esta forma, este indicador de la confianza de los mercados en la capacidad de España para pagar su deuda vuelve a niveles previos a la cumbre de Bruselas de la semana pasada, en la que medidas como la recapitalización directa de la banca española contribuyeron a relajar la presión de los mercados.

De hecho, la prima de riesgo no marcaba esta cifra desde el pasado 19 de junio y la rentabilidad del bono se ha situado este viernes por encima del "área de peligro" del 7%, un interés que los expertos consideran insostenible en el tiempo. En concreto, el diferencial del bono español respecto al bono de referencia, el 'bund' alemán, alcanzó los 562 puntos básicos, con una rentabilidad del 7,001%, en comparación con los 539,7 enteros en los que abrió la sesión.

Los expertos consultados por Efe creen que se presiona a España porque la autoridad monetaria europea no anunció este jueves medidas extraordinarias como la compra de deuda en los mercados secundarios y se limitó a recortar los tipos de interés al mínimo del 0,75%. Así que el mercado redobla su ofensiva y presiona al Gobierno para que acelere los recortes y apruebe cuanto antes medidas como la subida del IVA que garanticen que España pueda hacer frente a sus compromisos financieros.

Tampoco han ayudado las palabras de Mario Draghi en relación a que los bancos europeos presentan "una aversión al riesgo, una falta de capital o una falta de financiación",

Grecia fue rescatada el 23 de abril de 2010 cuando su prima de riesgo estaba en 580 puntos básicos, aunque el rendimiento de su bono a diez años aguantó hasta el 8,7 %, por encima del 8,3 % que llevó a Irlanda a pedir auxilio, pero por debajo del 9,7 % que llegó a soportar Portugal.

Desplome consecutivo del Ibex

Por su parte, la Bolsa española comenzó la sesión de este viernes a la baja y su principal indicador, el Ibex-35, caía más de un 1%. La situación, sin embargo, se agravó a medida que transcurría la sesión, de manera que el selectivo cerró el día con un descenso del 3,1%. El jueves, el desplome ya había sido del 2,99%. Así, se cerró la cuarta peor semana del año para la Bolsa española.

Los expertos consultados por Efe coinciden en que el mercado está presionando al Gobierno para que aplique nuevos recortes y más ajustes para reducir el déficit, ante la convicción de que no será posible conseguir los objetivos mientras la recesión se agrava. Los indicadores macroeconómicos no invitan al optimismo en Europa y confirman la ralentización de la economía, que en el caso de España supone ahondar en la recesión en la que técnicamente entró la economía a finales de marzo.

Además, se desinflan las expectativas de que la reunión del Eurogrupo del lunes sirva para acordar la ayuda a la banca y eso añade más desconfianza sobre España.

Al mismo tiempo, Italia, otro de los países en el foco de los mercados, ha aprobado esta madrugada recortes para ahorrar hasta 26.000 millones. No obstante, la batería de medidas del Gobierno de Mario Monti, que van desde una reducción de un 10% en el número de funcionarios hasta la supresión de la mitad de las provincias, parece no convencer plenamente al mercado.