De uno a tres años de prisión es la pena recogida en el Código Penal por el hurto de un objeto con valor patrimonial como el Códice Calixtino, recuperado el miércoles en un trastero tras permanecer desaparecido desde el 5 de julio de 2011.

En declaraciones a Europa Press, el decano del Colegio de Abogados de Santiago, Evaristo Nogueira, ha explicado que, con la "cautela de un procedimiento" abierto, por un hurto agravado, la pena se situaría entre uno y tres años de cárcel, mientras que un hurto normal sería entre seis y 18 meses.

Además, ha aclarado que en el caso de persona sin antecedentes si la pena de cárcel no supera los dos años de prisión "se puede suspender" su ejecución y no llegar a ingresar en prisión.

Nogueira, que pasó este jueves por la población coruñesa de Milladoiro en donde fue hallado el Códice Calixtino, comentó, además, a los medios que "desde el punto de vista objetivo a tenor de las penas previstas en el Código Penal si se considera esto un delito de hurto la pena prevista está entre un año de prisión y tres años".

Preguntado sobre el procedimiento, el decano del Colegio de Abogados de Santiago ha señalado que será "totalmente ordinario" y habrá un proceso de instrucción, que acabará en la apertura de un juicio oral. "Allí se debatirá la culpabilidad o no culpabilidad de las personas que en este momento puedan estar detenidas", ha añadido.

Sobre la posibilidad de que se consideren varios delitos de hurto de patrimonio, Nogueira manifestó que se podría hablar "de varios delitos de hurto o de un delito de hurto continuado". "Si es un delito de hurto continuado, la pena podría llegar hasta seis años de cárcel y si fuesen delitos separados, habría que sumar las penas", ha puntualizado.

RELIGIOSO

El electricista detenido como presunto ladrón del Códice Calixtino es un hombre que, según personas de su entorno, destaca por su religiosidad y por su vinculación a la Catedral de Santiago.

Así, han señalado que es un hombre con una fuerte convicción religiosa y que acudía frecuentemente a oír misa a la Catedral, donde trabajó durante 25 años.

A parte de la pena de prisión que pedirán para el principal acusado de sustraer el Códice, el propio libro advierte del castigo de la excomunión para "quien lo lleve o robe de la basílica" en la que esté depositado, así como para "lo que molesten a sus portadores".

Este castigo está recogido en una carta incluida en los apéndices que forman parte del Códice Calixtino, atribuida al Papa Inocencio II, según ha explicado a Europa Press el profesor Xosé López, autor de la única traducción completa al gallego del texto.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.