Así, los establecimientos que pretendan vender bebidas alcohólicas y en los que no está permitido su consumo tendrán que contar con una licencia específica y no podrán vender alcohol entre las 22.00 y las 8.00 horas.