1. ¿Qué está ocurriendo en el Severo Ochoa? La Fiscalía y la Consejería de Sanidad investigan una supuesta administración irregular de sedantes a pacientes terminales en urgencias. La sedación es habitual en la medicina paliativa para mitigar el dolor en el final de la vida.
  2. ¿Cómo surgieron las sospechas? Consejería y Fiscalía recibieron dos denuncias anónimas, con datos detallados de las historias clínicas, que denunciaban hasta 400 sedaciones excesivas con resultado de muerte. El caso saltó a los medios de comunicación el 11 de marzo.
  3. ¿Qué hizo el Gobierno de la Comunidad de Madrid? El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, apartó de su cargo al jefe de urgencias, Luis Montes, y abrió una investigación. La Consejería dedujo de esos informes varias irregularidades administrativas, que llevaron a Lamela a destituir también al director médico y al gerente del hospital. Sin embargo, la Fiscalía entiende, hasta ahora, que no hay delito.
  4. ¿Cuál fue la reacción de los profesionales del Severo Ochoa? La junta de personal y los jefes de servicio han negado las irregularidades, reclaman la restitución de Montes y los otros dos destituidos, piden la dimisión de Lamela por haberse precipitado y mantienen un amplio calendario de movilizaciones desde que saltó el caso.
  5. ¿Qué trasfondo político tiene el caso? Oposición, sindicatos y médicos acusan a la Comunidad de montar una persecución contra el doctor Montes y de querer desprestigiar la sanidad pública para beneficiar a la privada.
  6. ¿Sobre cuántos casos se sustentan las sospechas de administración irregular de sedantes? Las denuncias anónimas hablaban de 400 casos. La inspección de Sanidad redujo esa cifra a 57 primero y, más tarde, a 25. La Fiscalía quiere filtrar esas muertes una a una para establecer cuántas resultan sospechosas de delito.
  7. ¿Era más alta la mortalidad en el Severo Ochoa que en otros hospitales? En el global del centro, no. En el área de urgencias, sí. La razón que dan los médicos es que los pacientes terminales estaban en este servicio y no en planta, por falta de camas.
  8. ¿Cuánto tardaban en morir los pacientes sedados? Alrededor de 24 horas después de su ingreso, aunque este dato es el mismo independientemente de que estuvieran sedados o no, según el informe de Sanidad de 2003.
  9. ¿Cómo ha evolucionado la mortalidad desde que se inició la investigación? Se ha reducido. La razón, según especialistas como el presidente de la Sociedad Española de Oncología, es que los médicos tienen miedo a sedar a pacientes tras lo ocurrido.
  10. ¿Cuándo está recomendada la sedación? En pacientes terminales con síntomas físicos o psicológicos tales como dolor, delirio o sangrado masivo y en los que no surtan efecto los tratamientos habituales, según explica el informe de 2003.
  11. ¿Qué se utiliza para sedar? El Severo Ochoa fijó en marzo de 2004 dosis mínimas, variables, de determinadas sustancias. De morfina, se recomienda entre uno y cuatro miligramos cada 30 ó 60 minutos, según la respuesta del paciente.