El mundo musulmán critica al Papa por afirmar que la 'yijad' islámica va en contra de Dios. (Kay Nietfeld / Efe)
El mundo musulmán critica al Papa por afirmar que la 'yijad' islámica va en contra de Dios. (Kay Nietfeld / Efe) Kay Nietfeld / Efe

"La 'yijad' -guerra santa- del Islam está contra Dios (...), defender la fe con la violencia es una cosa irracional".

Estas palabras, pronunciadas por el Papa Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona durante su reciente viaje a Alemania, han desatado un aluvión de críticas procedentes de diversos dirigentes musulmanes: 

"Las declaraciones del Papa Benedicto XVI son muy preocupantes, lamentables y desafortunadas, tanto para el mundo cristiano como para la paz de la humanidad", ha afirmado el director de asuntos religiosos turcos, Ali Bardakoglu.

"Las declaraciones del Papa del Vaticano dañan al Islam", han expresado los Hermanos Musulmanes egipcios, la mayor fuerza de la oposición en el país, en su página web.

Desde su propio país

La historia del cristianismo también ha sido sangrienta

Por su parte, la comunidad musulmana de Alemania ha considerado "irritantes y deplorables" las declaraciones sobre el Islam del Papa Benedicto XVI, quien regresó esta tarde a Roma dando por concluida su segunda visita a Alemania.  

El secretario general del Consejo Central de los Musulmanes, Aiman Mazyek, ha asegurado al diario Tagesspiegel que la historia del cristianismo también ha sido sangrienta y puso como ejemplo "las cruzadas y la conversión obligatoria de judíos y musulmanes en España".

El Vaticano se defiende

"Benedicto XVI rechaza las motivaciones religiosas de la violencia, respeta el Islám y busca el diálogo con las otras religiones y culturas", ha afirmado el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

"Debido a las reacciones de dirigentes musulmanes sobre algunos párrafos del discurso del Papa en la Universidad de Ratisbona es oportuno resaltar que, como se desprende de una cuidadosa lectura del texto, el Pontífice rechaza de manera clara y radical las motivaciones religiosas de la violencia", matiza Lombardi.

El portavoz ha agregado que "no estaba" en la intención del Papa realizar "un estudio profundo sobre la yihad y sobre el pensamiento musulmán al respecto "y mucho menos ofender la sensibilidad de los creyentes".

En el discurso de Ratisbona, donde enseñó Dogmática entre 1969 y 1971, Benedicto XVI resaltó también las contradicciones entre el Islám moderado y el fanático, y advirtió que las "culturas profundamente religiosas" -en velada referencia al Islám- ven en la exclusión de Dios cada vez más asentada en Occidente como "un ataque" a sus convicciones más íntimas.