La economía española será la quinta de Europa que más crecerá este año, concretamente un 3,4%, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Y no lo hace más porque, de momento, no es capaz de librarse de los tres grandes males que la lastran: la inflación (el IPC crecerá este año en torno al 3,8%, el doble de lo estipulado por la UE), el déficit comercial (compramos más de lo que vendemos) y, sobre todo, nuestro mercado inmobiliario.

El FMI nos volvió a dar ayer el mismo toque de atención que ya nos hizo a principios de año: el precio de los pisos está sobrevalorado, más de lo que dictan las condiciones económicas del país, nuestros salarios y el número de habitantes.

Para el FMI, no obstante, el precio de la vivienda subirá cada vez menos, lo que se traducirá en una disminución de la riqueza de las familias, una pérdida de su capacidad de consumo y «un impacto negativo en los empleos de la construcción».

466 euros de hipoteca

La advertencia del FMI no es baladí, teniendo en cuenta que uno de cada cuatro españoles (el 26,6%) está pagando actualmente una hipoteca, según una encuesta del CIS hecha pública ayer. Este informe no ofrece más datos al respecto, ya que el CIS hizo una encuesta más completa en septiembre, dedicada exclusivamente a la vivienda. En ella, el porcentaje de hipotecados era similar, del 23,5%.

A los que están endeudados aún les quedan 15 años por pagar mensualidades al banco. Su cuota mensual era entonces de 467 euros, una cuota que ya habrá subido para los que tengan una revisión semestral, si nos atenemos a los últimos incrementos del euríbor, al 3,61%.

Para los que tengan una revisión anual, la subida del recibo mensual será de 105 euros (para una hipoteca tipo de 140.000 euros a 25 años).

El ladrillo crea 44.000 millonarios

Aunque el boom inmobiliario de la última década ha hipotecado la mayoría de los hogares españoles, el ladrillo también ha generado nuevas fortunas. En los últimos cuatro años, 44.000 personas se han hecho ricas gracias a sus aventuras inmobiliarias. Es decir, tienen un patrimonio disponible de al menos un millón de dólares (800.000 euros), excluyendo la vivienda habitual, los bienes consumibles (barcos, coches...) e intangibles (obras de arte), según un estudio de la consultora Banif (el banco privado del Santander).

Pisos sobrevalorados entre un 24 y un 32%

El Banco de España aseguró en julio que el precio de los pisos está sobrevalorado entre un 24 y un 32%, lo que disminuye el «colchón de seguridad» de las familias ante situaciones adversas.

Impuestos hay demasiados

Muchos y muy mal utilizados. Así definen los españoles los impuestos que pagan. El 58% cree que hay demasiados y el 53%, que se reparten mal, según una encuesta del CIS.

Pedimos a los bancos el triple de dinero que hace diez años

Y los salarios han subido lo mismo que el IPC, un 36%. El imparable precio de la vivienda (una subida del 164% en la última década) ha dañado forzosamente el bolsillo de los españoles. El mejor ejemplo es la hipoteca. En 1996 pedíamos a los bancos 51.421 euros de media para comprarnos un piso. Hoy, el préstamo asciende a 153.977 euros, según el INE. Es decir, el triple o un 200% más, cuando el IPC y los salarios sólo han subido un 36% en estos diez años.

Mientras los sueldos no suban al mismo ritmo que los pisos, la deuda de los españoles seguirá creciendo año tras año. En julio (últimos datos) debíamos a los bancos nada más y nada menos que 846.888 millones de euros, un 25% más que en julio de 2005.