Wöyza
La rapera gallega Wöyza. Interrapciona

"Una es comercial; la otra, reggaetonera", opina un usuario en un foro de Internet  en relación a dos las raperas más célebres de la escena española. Otro participante señala que lo único salvable de la primera son algunos temas de su primera etapa porque eran "más hardcore"; de la otra, nada. "El rap femenino es raaaaaaaro!!", resume un tercero.

El rap hecho por mujeres sigue despertando recelos. Especialmente en España, donde la escena "es excepcionalmente machista", explica Javier Taboada, responsable del  Festival  Interrapciona que el próximo sábado celebrará en Mejorada del Campo (Madrid ) una edición protagonizada por mujeres.

A las raperas se les acusa de no saber clavar las rimas y de copiar "No saben clavar las rimas" o "solo saben copiar" son algunas de las críticas más habituales que, según indica la organización, tienen que soportar las MC.

Es fácil caer en los mismos errores. Taboada reconoce que incluso Skadi, la asociación a la que pertenece y que busca la inclusión social a través de proyectos culturales como festivales de rap, ignoró durante sus primeras ediciones a las chicas. En 2012 hicieron examen de conciencia: "Nos dimos  cuenta de que de los 60 artistas que habían pasado por nuestros escenarios, el número de mujeres se podían contar con los dedos de la mano". De ahí que Interrapción, el nombre inicial de la cita que celebran anualmente, pasara a denominarse InterrapcionA.

Como es de sabios rectificar, su cartel de 2012 está compuesto por doce artistas femeninas. A la cabeza, la venezolana Gabylonia, que no duda en hablar en sus letras sobre temas personales, diferentes a las drogas, la violencia y el malandreo. Las catalanas La Revenge y la holandesa Mc Melodee son otros de los nombres que capitanean la lista gracias a sus rimas trabajadas. Junto a ellas, la canadiense Eternia y las españolas Syla, Desplante, Zeidah, Wöyza, Cherisse, Larah Fémina, Garzía y Zeta Drastyka

La mayoría son conscientes de que ellas tienen "que demostrar más" que sus compañeros para que se las tome en serio, aunque Mai (La Revenge), y Wöyza insisten en que esto no es solo aplicable al mundo rap, sino a otros muchos sectores de la sociedad.

En cuanto a música, las diferencias se hacen más evidentes cuando se habla de géneros que tienen "un carácter duro, como el rap, el punk o el metal": "Aún se ve a la mujer como un ser que tiene que ser dulce y débil, y cantar con suavidad", reflexiona Mai, que se declara seguidora del rap desnudo y clásico de la vieja escuela y que no le gusta clasificar el hip hop en términos del  género de quien lo canta.

Ahora a las raperas no les da miedo hablar de sentimientos, no se sienten inferiores A Wöyza, que define su estilo como rap-soul, no le importa, en cambio, hablar de un rap femenino. "El primer rap era más competitivo, más agresivo, y a ese estilo le cuesta despertar emociones en las mujeres". Aún así, las primeras féminas del rap "tenían que imitar a los hombres". Eran los referentes. Ahora "todo se ha matizado. A las mujeres les da menos miedo hablar de sentimientos y ya no les importa que las tachen de débiles por eso. No se sienten inferiores".

En la mente de todas, está presente el caso de Mala Rodríguez, embarcada en una gira por Estados Unidos y con su último disco publicado en varios países americanos. El nombre de Arianna Puello, una de las más veteranas, también se cuela en los ranking de los mejores del rap español junto a los favoritos Violadores del Verso, SFDK y Tote King, y la barcelonesa Zeidah ha sido alabada públicamente por muchos de sus compañeros de profesión. "Y cada vez somos más", asegura Wöyza.