Este es la canción de guerra de las mujeres de los pandilleros de la región colombiana de Risaralda, al oeste del país.

Con ella y con su particular abstinencia sexual quieren convencer a sus parejas de que no delincan.

Nuestros hijos no merecen crecer sin un padre al lado

"Es nuestra manera de decirles a nuestros esposos que no queremos quedar viudas y que nuestros hijos no merecen crecer sin un padre al lado", declaró a Radio Caracol el pasado martes una de las manifestantes, Ruth Macías, de 18 años y madre de dos niños.

La iniciativa, llevada a cabo por mujeres de 15 a 28 años, incluso ha originado apoyos políticos: "Desde un comienzo las respaldamos", dice Julio Gómez, asesor de seguridad de la alcaldía de la capital de la zona.

Campañas para evitar homicidios

La huelga de piernas cruzadas se une a otras campañas como desarme y fútbol sin árbitros, que se complementaron con más inversión en seguridad y lograron una reducción en el número de homocidios durante el pasado año.

Actualmente, unas 30 pandillas luchan por hacerse con el control en Risalda, y los asesinatos que provocan son frecuentes.

Una de las últimas agresiones tuvo lugar esta misma semana, cuando una joven no vinculada al programa se negó a tener relaciones con su esposo ebrio y fue golpeada, según recoge El Universal.

Escucha aquí la canción (Cadena Ser)