El acusado de golpear y dejar en estado de coma a la hija de cinco meses de su compañera sentimental negó ayer, durante el juicio que tuvo lugar en la Audiencia Provincial, haber maltratado a la menor para que se callase y dejase de llorar.

Reconoce que tres días antes de que el 24 de agosto de 2004 llevaran a la niña al hospital porque estaba rígida había golpeado accidentalmente a la menor contra el marco de la puerta cuando la llevaba en brazos por el pasillo.

La compañera sentimental corroboró los hechos durante el juicio y el padre, que le había denunciado por maltratar a la niña, se desdijo y acusó durante el juicio a un amigo de la pareja que les ayudaba a cuidar de la menor, un tal Florentino, que le había confesado ser el causante de los malos tratos, informa Efe.
La Fiscalía, que pide cinco años de cárcel para el acusado, solicitó posponer la vista oral hasta el 27 de octubre para poder tomar declaración a este nuevo testigo.

Por su parte, la niña se encuentra desde los hechos bajo la custodia de la Junta de Castilla y León.