Para perpetrar el robo, esgrimió una pistola de fogueo, por lo que sus disparos al aire no consiguieron amedrentar suficientemente al personal y se marchó sin poder llevarse ni un céntimo.