Ana Mato
La ministra de Sanidad, Ana Mato. Chema Moya/ EFE

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha asegurado este lunes que de no reformar la Ley de Dependencia esta será "absolutamente insostenible" e "inviable"; de esta forma, ha justificado, aunque sin concretar, las modificaciones que baraja su departamento para la norma.

Mato ha avanzado en un desayuno informativo con Europa Press que la ley será sometida a un "plan de racionalización" para "garantizar la atención" que los dependientes "se merecen", aunque no ha explicado si los cambios pasarán por dejar fuera del sistema a los dependientes menos graves, es decir, los diagnosticados como moderados o severos.

El Ministerio de Sanidad ha emprendido una serie de reuniones a "distintos niveles" con las comunidades autónomas para pactar una reforma de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia que se someterá a su consideración en el Consejo Territorial del ramo, a principios de julio. El objetivo del departamento de Ana Mato es que la modificación se apruebe por Real Decreto ese mes, en el segundo Consejo de Ministros.

Para la responsable de Sanidad, la norma "se hizo sin prever sus consecuencias, de manera precipitada y un poco demagógica", sin someterla a evaluaciones periódicas para conocer su desarrollo. Esto ha provocado, en su opinión, desviaciones como las diferencias en los servicios que prestan las comunidades autónomas o que los cuidados no profesionales, inicialmente previstos como una excepción, se hayan convertido en norma.

"No está financieramente presupuestada, las comunidades autónomas no llegan, hay criterios distintos en cada una, las prestaciones son diferentes (...). Vamos a trabajar y buscar una fórmula para mantener su viabilidad, que en ningún caso pasa por dejar de prestar una magnifica atención a los dependientes sino por garantizar la sostenibilidad del sistema", ha añadido.