Simpatizantes de AnimaNaturalis se concentrarán este sábado a las 16.30 horas en Muro, donde se va a celebrar una corrida de toros, para pedir la abolición de la tauromaquia, "una tradición que deja un reguero de sangre de miles de animales torturados anualmente hasta su muerte".

El acto tendrá a las cercanías de las puertas de la plaza de toros ya que, según han informado, Fomento de la Fiesta ha cortado las calles más próximas "para impedir a las organizaciones manifestarse cerca de la plaza, demostrando así su poco civismo".

Con esta iniciativa pretenden también mostrar su oposición "al agravio que supone que una institución pública, como es el Ayuntamiento de la localidad, haya volcado un año más sus esfuerzos económicos y logísticos en defender los intereses de unos pocos que se dedican a comerciar con la tortura de los animales". Según apuntan, este esfuerzo económico asciende este año a cerca de 50.000 euros.

"Es vergonzoso que en el estado actual de crisis económica que sufre el país se sigan aportando estas cantidades de dinero a una primitiva 'tradición' digna de bárbaros, cuando se está recortando en cultura y sanidad, y se están subiendo todos los tipos de impuestos posibles", ha afirmado el coordinador nacional de la campaña antitaurina de AnimaNaturalis, Guillermo Amengual.

"En pleno siglo XXI la gente no debería atender a este tipo de festejos donde la muerte de un animal es celebrada con frívolo entusiasmo por una cada vez menor afición taurina. En cinco años la afición taurina a caído un 39% a nivel nacional y los festejos caen en picado ante la desgana de sus seguidores", ha manifestado.

"Solo esperamos que con el paso del tiempo las corridas de toro sean una pesadilla para los amantes de los animales". En este sentido ha recordado que las "encuestas indican que un 73% de la población está en contra o es indiferente a la tauromaquia".

Amengual, quien ha incidido en el "comportamiento pacífico" que tienen sus actos, ha mostrado también la necesidad de que se cumpla la ley que impide entrar a los menores en las plazas de toros, algo que durante los últimos años no han conseguido evitar. Según ha opinado AnimaNaturalis, la crueldad que se vive en el interior de una plaza de toros es perjudicial para los menores y ha instado a las fuerzas del orden público a evitar su entrada.