Italia
El Parlamento italiano, en una imagen de archivo. EFE

 Las elecciones griegas del domingo y la posibilidad de que Italia sea el próximo país que necesite ayuda han comenzado a desplazar a España en el punto de mira de los inversores, pese a que aún persisten incógnitas sobre la ayuda europea a la banca española, según los analistas consultados.

El acuerdo alcanzado el pasado sábado por los ministros de Finanzas de la zona del euro para conceder a España una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar la banca dejaba abiertas una serie de incógnitas que los mercados castigaban con ventas en el mercado de renta variable y subidas en la prima de riesgo de España.

La mala evolución de la bolsa española en las últimas semanas, explica Javier Galán, gestor de renta variable de Renta4Banco, obedece al "inmovilismo institucional" frente al agravamiento sustancial de la crisis de deuda soberana. Según explica el departamento de análisis de Bankinter, la subida de la prima de riesgo de España se debe a los temores de los inversores a que el préstamo al sector financiero español, por parte de la UE, tenga preferencia sobre el resto de la deuda a la hora del cobro.

Esto podría ocurrir, continúa el análisis, sólo si la ayuda se canaliza a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), mientras que si se hiciera a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) toda la deuda tendría la misma prioridad de cobro.

El interés al que se negocia el bono español a diez años en el mercado secundario de deuda alcanzaba estos días niveles récord desde la creación del euro -por encima del 6,8 %-, con lo que la prima de riesgo, que mide la distancia de este bono con el alemán del mismo plazo, se disparaba por encima de 540 puntos básicos.

Italia ha pagado este miércoles un 70% más por su bono a un año

A media sesión de este miércoles, el riesgo país de España se mantenía estable en torno a 520 puntos, y la rentabilidad del bono a diez años era del 6,6 %. Los expertos coinciden en señalar ahora a Grecia y a Italia como las mayores preocupaciones de los inversores, mientras se conocen poco a poco los términos de la ayuda que Europa facilitará a España para sanear el sector financiero.

Las elecciones que celebra Grecia el próximo domingo podrían provocar la salida del país de la zona del euro, si se imponen los partidarios de romper los acuerdos alcanzados con la UE. Según el gestor de renta variable de Renta4Banco Javier Galán, parece que existe una convicción, fundamentalmente anglosajona, de que la zona del euro se va a romper, una posibilidad remota pero que sería "una catástrofe política, económica y social de dimensiones incalculables".

Hasta que no se conozca el resultado de las elecciones griegas, indica, el Banco Central Europeo (BCE) y los políticos europeos parecen no querer dar un paso definitivo en la creación de importantes cortafuegos para evitar la propagación y contagio de la crisis griega al resto de países europeos con problemas financieros.

Por otra parte, el equipo de estrategia de Self Bank recuerda que siguen alzándose las voces que sostienen que Italia, el segundo país más endeudado de la zona del euro, podría necesitar también un rescate a corto plazo. El interés al que se negocia en el mercado secundario de deuda el bono italiano a diez años ha subido en los últimos días por encima del 6 %, un nivel que no se veía desde el pasado noviembre.

Aunque el presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, ha reiterado que el país "se presenta tranquilo" ante los mercados internacionales, el Tesoro italiano ha tenido que pagar un 70 % más que hace un mes para colocar bonos a un año.