Joaquín Almunia
El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia. EP

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha asegurado que es "imposible volver a la peseta, nadie con sentido común se lo plantea". Almunia ha asegurado que el mayor problema, a pesar de otras incertidumbres, que atraviesa la UE es Grecia, según explicaba en una entrevista a la emisora ABC Punto Radio.

Almunia también expresó su confianza en que los griegos elijan el próximo domingo un parlamento que asuma la responsabilidad de sacar la situación adelante con el apoyo europeo, pero respetando sus compromisos, como también ha pedido Durao Barroso.

La financiación y contrapartidas están por definirDe este modo, el funcionario de Bruselas destacó que el euro es una pieza fundamental del proyecto europeo y los españoles son conscientes de que el futuro es una UE fuerte y relevante.

Una de esas incertidumbres a las que se referería Almunia es la ayuda financiera de hasta 100.000 millones de euros acordada para ayudar al Gobierno español a recapitalizar a algunas entidades en dificultades. Este rescate representa un primer paso para que estos bancos puedan volver a conceder créditos, según ha indicado el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, quien ha advertido de que todavía falta por concretar los detalles de las condiciones de este programa de asistencia.

"Hay que establecer el detalle de las condiciones de esta ayuda a la recapitalización, pero los detalles de la financiación y contrapartidas están por definir dentro del marco en vigor desde el principio de la crisis", apuntó el funcionario español.

No se puede premiar a los que lo han hecho malEn este sentido, Almunia, subrayó que "no se puede premiar a los que lo han hecho mal" por lo que cualquiera que reciba ayudas debe asumir contrapartidas. "Nada es gratis", apostilló el responsable de Competencia de la UE, quien reconoció que no ha tenido ocasión de reunirse personalmente con Rajoy "desde que este fue nombrado presidente".

El vicepresidente de la CE defendió la importancia de estas ayudas ante la necesidad de reforzar la estructura de capital de determinadas entidades, "no todas", de manera que estos bancos puedan en el futuro volver a conceder créditos y no tener así que dedicar sus recursos a "comprar extintores para apagar sus fuegos".

Asimismo, el funcionario advirtió de que sin un sistema financiero solvente y sólido no habrá nada que funcione, ya que los bancos son imprescindibles para el funcionamiento de la economía, pues sin financiación no es posible nada, incluyendo sanidad o educación.