Una máquina arrancará los chicles por todas las plazas
La máquina, fregando ayer, la plaza Levante, en San Ignacio, donde permanecerá dos días.(R. B.)
Bilbao ha decidido recurrir a las últimas tecnologías en limpieza para acabar con la suciedad más difícil, la de los chicles, incrustados en sus  calles, plazas y paseos más concurridos. El servicio de limpieza del Ayuntamiento ha adquirido una nueva máquina, especial para arrancar los chicles del suelo, con la que recorrerá esas zonas por donde pasa más gente.

Tras haberla probado por el centro de Bilbao, la máquina fregadora, que funciona por medio de agua caliente (60 ºC) a presión, iniciará un circuito por las principales plazas de toda la capital. «Después no hará falta pasar en varios meses», explica un responsable del Área de Obras y Servicios. Le cuesta lo suyo. Cada hora limpia unos 200 m2, es decir, necesita uno o dos días para limpiar una pequeña plaza. Por eso, el recorrido comenzará, aproximadamente, cada medio año. Y si la suciedad no ha salido del todo, la máquina dispone de una pistola manual para quitar las pegajosas manchas.

Entre 10 y 15 chicles por m2

Son las plazas más concurridas, donde se reúnen cuadrillas de chavales, madres, niños, abuelos... En ellas, tanto en las del centro como en las de barrios, es donde más se acumulan chicles. Aunque para la mayoría pasan inadvertidos, el número de manchas pegajosas es impresionante. En cada metro cuadrado, lo que ocupan seis baldosas, se ven entre 10 y 15 chicles. En una plaza de 1.000 m2 son hasta 15.000.