¿Tenía seguro de vida? Casi 500.000 personas lo descubren tras haber muerto un familiar

  • Lo descubrieron al consultar el registro creado por el Ministerio de Justicia en 2007 para evitar que estas pólizas queden sin cobrar.
  • Se han recibido algo más de un millón y medio de consultas, de las que 488.065 han dado resultados positivos, es decir, que tenían asociada alguna póliza.
  • Este año ya se han presentado más de 100.000 solicitudes.
Papeleo administrativo en una empresa aseguradora.
Papeleo administrativo en una empresa aseguradora.
GTRES

Casi medio millón de personas han descubierto en los últimos cinco años que un familiar fallecido tenía contratado un seguro de vida sin que ellos lo supieran, al consultar el registro creado por el Ministerio de Justicia en 2007 para evitar que estas pólizas queden sin cobrar.

Según datos facilitados por el Ministerio de Justicia, desde que se creó este registro, en junio de 2007, se han recibido algo más de un millón y medio de consultas, de las que 488.065 han dado resultados positivos, es decir, que tenían asociada alguna póliza.

Este año ya se han presentado más de 100.000 solicitudes del certificado para conocer las aseguradoras con las que el titular fallecido tenía contratados los seguros. Cualquier ciudadano que crea que puede ser beneficiario de un seguro de vida suscrito por un familiar puede acudir a comprobarlo al registro transcurridos 15 días hábiles desde el fallecimiento del posible titular, para lo que tendrá que adjuntar el certificado de defunción y rellenar la correspondiente solicitud.

El registro emitirá una certificación donde consten, en su caso, los seguros que correspondan, con la que el interesado podrá acudir a las aseguradoras para conocer si es beneficiario o no del seguro.

Sorpresas negativas

Si existe el seguro de vida pero el familiar que hace la consulta no es el beneficiario, la aseguradora no está obligada a revelar la identidad de la persona que lo cobrará. De esta manera, por ejemplo, una viuda puede encontrarse la sorpresa de que su marido tenía algún seguro de vida del que ella no era beneficiaria y lo es una tercera persona cuya identidad podrá permanecer en el anonimato.

El certificado se puede solicitar por correo o por internet (www.mjusticia.gob.es), o personalmente acudiendo a la sede central del registro en Madrid o a las gerencias territoriales del Ministerio de Justicia, entre otras posibilidades. También se puede pedir esta información en vida si una persona tiene dudas sobre las pólizas de las que es beneficiaria.

Para la patronal de las aseguradoras españolas, Unespa, se trata de un registro "muy útil", que funciona "muy bien", sobre todo después de la incorporación de la posibilidad de realizar las consultas "on line".

Volviendo a los datos, 1.490.000 personas han obtenido ya el certificado donde constan las aseguradoras con las que el titular fallecido tenía contratados los seguros, con el que los interesados pueden acudir a las compañías para conocer si son beneficiarios o no de las pólizas correspondientes.

La sede del registro de Madrid se sitúa a la cabeza en cuanto a tramitación de solicitudes, con 14.514 certificados este año, seguida de la oficina de Barcelona, con 9.043; Granada, con 5.920; Valencia, con 3.239 y Oviedo, con 3.190. También A Coruña (3.136) y Málaga (3.081) se situaron por encima de las 3.000 solicitudes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento