El Gobierno municipal de Bildu ha insistido en que respetará la decisión sobre la ubicación de la estación de autobuses que se tome en el Pleno del próximo miércoles, aunque ha advertido de que será necesario realizar un informe de evaluación de impacto ambiental para construirla en Atotxa, opción que apoyan todos los grupos de la oposición.

El concejal de Urbanismo, Ricardo Burutaran, acompañado del delegado de Hacienda, Jabi Vitoria, ha ofrecido una rueda de prensa en San Sebastián en la que ha explicado que en el expediente para llevar a cabo la estación de autobuses en Atotxa no constaba la citada declaración medioambiental, pese a que un informe del secretario del Ayuntamiento, realizado en 2010, apuntaba de la necesidad de ajustarse a la legislación en materia de medio ambiente.

Burutaran ha señalado que el Ejecutivo de Bildu ha solicitado un segundo informe por el que ha conocido que la autoridad competente para determinar la necesidad o no del informe medioambiental es la Diputación de Gipuzkoa.

La institución foral ha concluido que este procedimiento de evaluación de impacto ambiental sí es necesaria por el carácter intermodal de la instalación y será el Ayuntamiento, en su caso, quien deba solicitar la realización del procedimiento y "someter a nueva autorización sustantiva el proyecto de referencia".

LEGALIDAD

El edil de Movilidad ha insistido en que la coalición soberanista, aunque defiende la ubicación de Riberas de Loiola como "la mejor opción", respetará lo que decida el Pleno aunque procederá a un "cumplimiento estricto de la legalidad". Es decir, la realización del citado estudio medioambiental retrasaría nuevamente los plazos para la construcción de la estación.

"No queremos que esto sea entendido como una amenaza para modificar las posturas del resto de grupos de cara al próximo miércoles, pero no podemos mirar hacia otro lado en el cumplimiento de la legalidad", ha recalcado Burutaran, quien ha avanzado, además, que el Ejecutivo municipal ha solicitado también a la Diputación que evalúe si este informe de impacto será necesario también en el proyecto de Riberas.

Respecto al hecho de que los anteriores Gobierno municipal (PSE-Alternatiba) y Foral (PNV-H1!) aprobasen el proyecto de Atotxa sin la declaración de impacto ambiental, el concejal de Urbanismo ha considerado que "alguno tendrá que dar explicaciones" y ha insinuado que tras ello podría haber habido "intereses electorales".

Finalmente, ha insistido en que Bildu tratará de "agilizar" los trámites necesarios para construir la estación en la ubicación que decida el Pleno, pero siempre "dentro del cumplimiento estricto de la legalidad".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.