Matanza en Hula, Siria
Imagen extraída de un vídeo publicado en la red social Sham News Network en la que se muestran los cuerpos de varios ciudadanos sirios muertos durante la matanza de Hula, cerca de Homs (Siria). EFE

La comunidad internacional ha condenado de manera clara y contundente la masacre cometida el pasado viernes en la ciudad siria de Hula en la que perdieron la vida más de un centenar de personas, incluida una treintena de menores de edad —la última cifra, dada por el jefe de los 'cascos azules' de la ONU en Siria, el general noruego Robert Mood, habla de 116 muertos, 36 niños, y 300 heridos—.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado "en los más firmes términos" la matanza de Hula y pedido al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que con el apoyo de UNSMIS investigue esos ataques que "violan la ley internacional".

El Consejo de Seguridad pidió además al régimen de Damasco el inmediato cese del uso de armamento pesado y la retirada de sus tropas de las ciudades.

"Ese atroz uso de la fuerza contra la población civil es una violación de la ley internacional y de los compromisos del Gobierno sirio con la ONU", afirmó el Consejo en una declaración aprobada de forma unánime por el máximo órgano de seguridad internacional.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha sido una de las últimas voces críticas que atribuye a las fuerzas armadas sirias la matanza: "Estoy horrorizada por las informaciones sobre la brutal masacre perpetrada por las fuerzas armadas sirias en la localidad de Hula", ha dicho en un comunicado oficial.

La comunidad internacional debe seguir hablando con una sola voz, pidiendo el fin del derramamiento de sangre Además, la jefa de la diplomacia europea insta a la comunidad internacional en general y al Consejo de Seguridad de la ONU en particular que sigan vigilantes ante la crisis siria. "La comunidad internacional debe seguir hablando con una sola voz, pidiendo el fin del derramamiento de sangre e instando a Al Asad que se eche a un lado y permita una transición democrática", concluye.

En esta línea, Reino Unido ya ha dicho que está preparando "una fuerte respuesta internacional" ante el ataque de este pasado viernes.

La ONU y la Liga Árabe se han sumado a esta repulsa internacional basándose en las informaciones de los Comités de Coordinación Local, del Observatorio Sirio de Derechos Humanos y de los propios observadores de Naciones Unidas sobre el terreno, que "contaron los cadáveres de una treintena de niños menores de 10 años y siete mujeres", dijo el general Robert Mood este sábado.

La OTAN, por su parte, opta por ceñirse al plan de la ONU —aun reconociendo que no se cumple— y hace unos días rechazaba rotundamente una intervención en el país sirio.

La oposición denuncia otros 48 muertos

De nuevo la oposición siria ha denunciado la muerte de al menos 48 personas este domingo a manos de las fuerzas de seguridad del régimen de Bachar al Asad en varios puntos del país, el mismo día en el que el Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado el ataque perpetrado el pasado viernes.

Mientras tanto, el régimen de Al Asad ha negado toda responsabilidad en la masacre de Hula, sigue culpando a supuestos grupos terroristas y ha anunciado la creación de un comité militar para investigar los sucesos.

Annan llega a Siria

El enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, ha llegado este lunes a Damasco en su segunda visita al país en un intento de salvar su plan de paz, que estipula un alto el fuego que no ha sido respetado.

Fuentes de la ONU en la capital siria informaron de que Annan fue recibido en el aeropuerto por el viceministro sirio de Exteriores, Faisal Miqdat, y tiene programado entrevistarse este lunes con el titular de esta cartera, Walid al Mualem.

En la agenda de Annan está entrevistarse el martes con el presidente sirio, Bachar al Asad, para reunirse posteriormente con dirigentes de la oposición. Esta intermediación del enviado especial puede ser la última oportunidad para una salida negociada a la crisis en el país, subrayaron fuentes de la ONU.

El miércoles, Annan debe presentar un informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre sus hallazgos.

Obama busca un plan 'a la yemení'

Por su parte, el presidente de EE UU, Barack Obama, está buscando el apoyo de Rusia para elaborar un nuevo plan para Siria que lleve a una solución política negociada al conflicto en ese país y a la salida del presidente Bachar al Asad, según publica este domingo el diario The New York Times.

A Rusia le resulta "difícil imaginar" que el Ejército sirio haya disparado contra mujeres y niños

El plan que maneja EE UU pasa por llevar a cabo una transición al estilo de la realizada en Yemen, donde el presidente Ali Abdalá Saleh aceptó renunciar y ceder el poder a su vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, un líder de transición que tiene dos años para reformar la Constitución y convocar elecciones generales.

Se trata de lograr una solución que satisfaga a la oposición siria sin eliminar a todo el Gobierno de Asad, según el diario, que cita a funcionarios estadounidenses que hablaron bajo anonimato.

Rusia, por su parte, duda de que el régimen sirio sea el responsable de la masacre. El embajador adjunto de Rusia ante Naciones Unidas, Alexander Pankin, ha declarado que aún "no está claro" lo sucedido y que le resulta "difícil imaginar" que el Ejército sirio, no solo ha bombardeado Hula, sino que también ha disparado a quemarropa contra mujeres y niños.

Rusia ha bloqueado hasta ahora todas las resoluciones en el Consejo de Seguridad de la ONU en las que se ha planteado la salida de Asad para poner en marcha la transición en Siria.

La condena de España

El Ministerio de Asuntos Exteriores español, a través de una nota, ha reclamado que comiencen a la mayor brevedad posible las investigaciones para aclarar lo ocurrido. Asimismo, insta al Gobierno del presidente sirio Bachar al Asad al "cese inmediato" de todo acto de violencia, y "muy especialmente" del uso de artillería y armamento pesado contra población civil.

En la nota, Exteriores hace un llamamiento a todas las partes de este conflicto a respetar el "alto el fuego pactado" y recogido en el plan del enviado especial de la ONU a ese país, su ex secretario general Kofi Annan, en aplicación de la resolución 2043 del Consejo de Seguridad, y reclama que se complete con urgencia el despliegue de los observadores de las Naciones Unidas.

España, ante este nuevo punto de inflexión en la escalada de violencia en Siria, hace un nuevo llamamiento a la comunidad internacional "para poner fin al sufrimiento de la población civil" de este país y exige que se redoblen los esfuerzos para lograr su protección.