Una osa parda con sus crías durante una jornada de pesca (Foto archivo)
Una osa parda con sus crías durante una jornada de pesca (Foto archivo) Archivo

La Junta de Castilla y León ha constatado la presencia de seis osas con catorce oseznos, en lo que va de año, en las poblaciones oseras de esta Comunidad, que se encuentran al norte de las provincias de León y de Palencia.

En concreto, se han detectado cuatro osas con oseznos en la población occidental, en el Alto Sil leonés, informó hoy la Junta; las cuatro osas se acompañaban en el momento de su localización de diez oseznos.

En la población oriental se llevan localizadas hasta la fecha dos osas con dos crías cada una, una de ellas en la Montaña Palentina y la otra los bosques limítrofes entre Riaño (León) y Cantabria.

Recuperación

"Estos resultados confirman la tendencia de recuperación de esta especie en Castilla y León, que se sigue en los últimos años y que tuvo su máxima expresión durante 2005", destacó la Junta.

El censo de osas con crías del año pasado "ha aportado las mejores cifras de reproducción que se recuerdan, consolidándose la recuperación y la tendencia ascendente de las dos poblaciones de oso pardo cantábrico".

La población occidental, que se localiza en los montes del occidente asturiano, en el Alto Sil leonés y en los Ancares de León y de Lugo, se censaron 12 osas con 24 oseznos.

Cinco de estos doce grupos familiares fueron localizados habitualmente en los montes del Alto Sil y de los Ancares de León.

La población oriental, entre la Montaña Palentina, la comarca de Riaño (León) y en los bosques colindantes de Cantabria, registró un total de tres osas con seis oseznos.

Dos de estos grupos familiares recorrieron habitualmente territorios de la Montaña Palentina, mientras que el tercer grupo fue localizado indistintamente en montes tanto de León como de Cantabria.

Gran camada

Por primera vez en 16 años de seguimiento, una osa tuvo una camada de tres oseznos, algo que, sin embargo, no es raro en la población occidental, subrayó la Junta.

El censo de osas con crías de 2005 concluyó en junio de 2006, ya que las crías acompañan a sus madres durante un año y medio.

En el censo participan los guardas forestales de las cuatro comunidades cantábricas y de las patrullas de la Fundación Oso Pardo , aportando información otras entidades y particulares.

La Fundación tiene en Castilla y León tres patrullas, financiadas por la Consejería de Medio Ambiente de esta Comunidad.