Rice y Siniora
Rice estrecha la mano del primer ministro de el Líbano, Fuad Siniora, durante la reunión mantenida en Beirut. (Ali Haider / Efe) Ali Haider / Efe
La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, llegó el lunes a Israel, después de su viaje al Líbano enmarcado en una visita regional para alcanzar un alto el fuego entre ambos países.

Rice se reunió en Jerusalén con la ministra de Asuntos Exteriores israelí, Tzipi Livni. Ambas insistieron en que es prioritario, para solucionar el conflicto del Líbano, aplicar la resolución de la ONU que pide el desarme y retirada de Hezbolá de la frontera con Israel.

Rice abogó desde Jerusalén por una "paz basada en principios sólidos" y en la resolución 1559 de la ONU, referente a la guerrilla libanesa chíi Hizbulá.

Al margen de la entrevista que mantuvo con Livni, Rice dijo que "la comunidad internacional puede progresar" hacia la solución del actual conflicto siguiendo la citada resolución, y su anfitriona abundó en el mismo sentido.

"El mundo libre, liderado por Estados Unidos, está de acuerdo no sólo sobre las amenazas, sino sobre la manera de lidiar con ellas, que es la que se ha establecido en la resolución 1559 y en la declaración (que va en el mismo sentido) de la reciente cumbre del G8", dijo Livni.

Ninguna de las dos mencionó en sus declaraciones públicas un posible alto el fuego.

 

La línea de EEUU es que un alto el fuego que no resuelva la situación de inestabilidad debida a Hezbolá no serviría de nada

Pero Rice se refirió veladamente a ello al decir que "toda paz debe basarse en principios sólidos"; la línea de EEUU es que un alto el fuego que no resuelva la situación de inestabilidad debida a Hezbolá no serviría de nada.

 

En cuanto a Livni, insistió en que Israel sabe por que necesita luchar y qué es lo que "justifica las batallas que estamos librando".

Lo que Israel persigue, reiteró, es "la liberación de los soldados secuestrados, el desmantelamiento de Hizbulá y que el Ejército libanés asuma el control en el sur del Líbano", ahora controlado por la guerrilla pro-iraní.

Situación humanitaria

Rice manifestó la preocupación de EEUU por la situación humanitaria que se está viviendo -pero sin comentar los planes del Gobierno Bush para una ayuda destinada al Líbano-, y señaló que, "tanto para el pueblo de Israel, como para el de Líbano o para los palestinos estos son tiempos difíciles".

Por su parte, Livni declaró: "Vemos imágenes -dijo- que a veces no reflejan la realidad de Israel, sino sólo lo que ocurre al otro lado. Conozco esta sensación de que no nos entienden suficientemente".

Pero en este caso, aseguró, "la comunidad internacional y el mundo entero entienden que Israel tienen derecho a defenderse".

Condoleezza Rice acabó su intervención diciendo que tanto ella, como el presidente George Bush y el pueblo americano se acuerdan del ex primer ministro israelí Ariel Sharon, en coma desde enero y cuyo estado ha empeorado en los últimos tres días, y que le desean lo mejor.

La secretaria de Estado se entrevistará este martes con el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, antes de viajar a los territorios palestinos para una reunión en Ramala con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

Alto el fuego "urgente"

Con este viaje a la zona, Rice pretende explorar las posibilidades de alcanzar un alto el fuego, tras los combates entre las tropas israelíes y la milicia de Hezbolá.

En este sentido, la secretaria de Estado estadounidense ya había pedido un alto el fuego "urgente", aunque advierte de la necesidad de lograr un "viable" que de lugar a la eliminación de las causas que han originado el conflicto

Es muy importante establecer las condiciones necesarias para que un alto el fuego

"Es muy importante establecer las condiciones necesarias para que un alto el fuego pueda ser declarado. Creemos que un cese de las hostilidades es urgente", señaló Rice.

Por otro lado, el primer ministro británico, Tony Blair, ha adelantado que el Reino Unido prepara un plan para favorecer el alto el fuego entre Israel y Hezbolá.

Rechazo libanés

Sin embargo, el presidente del Parlamento libanés y negociador de facto de Hezbolá, Nabi Berri, ha rechazado las propuestas de Rice insistiendo en que un alto el fuego debe preceder cualquier conversación sobre la presencia de la milicia chií en el sur de Líbano, según indicó un responsable cercano a Berri.

Las conversaciones de Rice con el primer ministro libanés fueron aparentemente tensas

Las conversaciones de Rice con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, también fueron aparentemente tensas.

Según informa la cadena Al Yazira, citando fuentes libanesas, Rice le dijo a Siniora que no puede haber un alto el fuego hasta que Hezbolá no libere sin condiciones a los dos soldados israelíes secuestrados y se retire de la frontera con Israel, a unos 20 kilómetros de distancia.

Fuentes cercanas a Berri indicaron que el encuentro de éste con Rice "llegó a un acuerdo porque Rice insistió en un solo paquete para poner fin a los enfrentamientos".

El paquete incluía un alto el fuego, simultáneo con el despliegue del Ejército libanés y una fuerza internacional en el sur de Líbano y la retirada de las armas de Hezbolá de una zona tampón de 30 kilómetros a partir de la frontera israelí, según esta fuente.

Berri rechazó el paquete, proponiendo en lugar de ello un plan en dos fases.

La primera sería un alto el fuego y negociaciones para el intercambio de presos. Luego, un diálogo interlibanés trataría de elaborar una solución a la situación en el sur de Líbano.

El líder de Hezbolá asegura que seguirán atacando

Por su parte, el jeque Hassan Nasralá, líder de Hezbolá, ha asegurado en una entrevista publicada este lunes por un diario local que una invasión de terrestre israelí no impediría a sus milicias atacar el norte de Israel con misiles.

Una incursión israelí no obtendrá resultado político si no se alcanzan los objetivos declarados

"Una incursión israelí no obtendrá ningún resultado político si no se alcanzan los objetivos declarados, principalmente poner fin a los ataques a los establecimientos sionistas en el norte de la Palestina ocupada", dijo Nasralá al diario As-Safir.

"Le aseguro que este objetivo no será alcanzado, Dios mediante, con una incursión israelí", agregó Nasralá horas después de que Hezbolá atacase Israel con una docena de misiles.

Nasralá, sin profundizar en posibles alternativas diplomáticas, señaló que un cese del conflicto pasa por el fin de los ataques israelíes sobre el Líbano, pero añadido que se encuentra abierto a conversaciones.

Despliegue de la OTAN

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, no descarta el despliegue de una fuerza de interposición europea en el sur del Líbano que pueda sustituir a sus tropas, según se lo comunicó el domingo al ministro alemán de Exteriores, Frank Walter Steinmeier, durante una entrevista que tuvo lugar en Jerusalén.

Mientras, el Ejército israelí y la milicia libanesa de Hezbolá libran combates en Marun al Ras y Bint Jebel y los bombardeos israelíes se concentran en la región de Tiro, en el sur del Líbano.