Comida basura
Un trozo de pizza, una croqueta, un poco de maiz y una magdalena: la dieta de Martha Payne en su colegio. Martha Payne

"Me hubiera gustado tomar más de una croqueta. Soy una niña que está creciendo y necesito concentrarme toda la tarde así que no puedo apañarme con solo una croqueta, ¿o alguno de vosotros pensáis que podríais?".

Ese esa la queja que la pequeña escocesa Martha Payne lanzó el pasado día 8 en su blog, NeverSeconds, acompañada de la fotografía de su menú escolar de hacía una semana: la mencionada croqueta de patata, un trozo de pizza atestada de queso, unos granos de maiz y una magdalena para el postre.

Ese mismo día también subió otra fotografía de un menú reciente.  Costaba lo mismo que el anterior: dos libras (unos dos euros y medio). Ni el aspecto ni las cualidades nutricionales mejoraban sustancialmente: dos croquetas de patata, una pequeña hamburguesa, tres rodajas de pepino y un polo de colorines.

Como postre: una magdalena o un polo de colorines

Su denuncia, su sentido del humor —puntúa la comida desde el punto de vista de lo poco o muy saludable que es y añade si ha encontrado o no pelos —han convertido su blog en un fenómeno de Internet. En pocos días más de 100.000 personas se han hecho eco de sus quejas y han retuiteado sus grasientas fotografías. Hasta el prestigioso chef británico Jaime Oliver (adalid de la comida saludable) la ha apoyado públicamente.

Payne, que tiene 9 años, escribe en su blog sobre su asombro por la repercusión alcanzada y reconoce que tenía algo de miedo a volver a clase, pero parece que el colegio (sin identificar) han reaccionado bien. De hecho parece que Payne pidió permiso a sus profesores para fotografiar la comida y escribir sobre ella.

La madre de Payne, que es médico de cabecera, y su padre la han ayudado a promocionar y escribir el blog. Su hija dice que ahora sus padres entienden mejor por qué llega a casa con tanta hambre.

En el post que publica este mismo jueves, el aspecto de la fajita de carne es algo más estimulante, y de hecho comenta que la obligaron a servirse ensalada.

Desde hace unos días, muchos ojos siguen con interés las evoluciones de su dieta