Los vecinos de un bloque de pisos de Mérida (Badajoz) han confesado vivir "en un infierno" y "con miedo" a causa de otros moradores del edificio que les tienen amenazados y que producen —según apuntan los primeros— desperfectos en las zonas comunes del recinto.

Una de las vecinas, Antonia Rodríguez, ha asegurado que para ella vivir en este edificio es "un infierno", que incluso hay vecinos "con tratamiento psiquiátrico", y ha aseverado que viven "con miedo" porque los habitantes problemáticos les "hacen padecer ese miedo" y "se encargan de que vivan" con temor.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Antonia Rodríguez ha lamentado que están en una "situación de indefensión total" y que se sienten "impotentes" e "incapaces de resolver la papeleta" a pesar de que un grupo de las familias afectadas han "denunciado" la situación a la justicia.

Asimismo, otra vecina, Francisca Aguilera, ha subrayado que tiene un hijo que "es discapacitado" y "está metido en cama" y que "está padeciendo y sufriendo mucho" por la situación; por lo que pide "respeto" a los vecinos. Además, asegura que reciben continuamente insultos de todo tipo.

Otra vecina, Davi Gaviro ha explicado que acudieron al Gobierno de Extremadura para pedir que les cambiaran de viviendas y que a raíz de eso a su marido le han puesto "un montón de denuncias falsas" y les están haciendo "la vida imposible".

Amenazas de muerte

Por otra parte, Antonia Rodríguez ha asegurado que aunque a ella "concretamente no" la han "amenazado de muerte", hay otros vecinos que sí "están amenazados de muerte" por las familias "problemáticas".

"Hace un año nos intentaron volar el edificio con una bombona de butano, pero el juez le dio carpetazo porque no había sangre; qué pasa que nos tienen que matar para que se tomen las medidas, eso es lo que yo no entiendo", ha enfatizado esta vecina.

Antonia ha explicado que aunque el grupo de familias que se han unido y "denunciado" esta situación ponen el dinero para arreglar los desperfectos que causan los otros vecinos, "en un tiempo máximo de 24 horas", el destrozo vuelve a aparecer, e insisten en que ya no saben qué hacer.

Entre los desperfectos, los vecinos apuntan que están rotos los accesos a los cuartos de contadores. Además, indican que una habitación que hay en la planta baja, construida como trastero para uso de los vecinos, ha sido tomada por los "problemáticos" y han colocado sofás para hacer reuniones. De igual modo, señalan que las paredes están manchadas, algunos interruptores rotos, y existen puertas con golpes.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.