El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, cree "un error" que el Gobierno del PP se niegue a que "una persona arrepentida", como la exmiembro de ETA Carmen Gisasola, participe en el Congreso Internacional para la Memoria. Además, ha destacado que el Ejecutivo debe dar "pasos más osados y atrevidos" porque es responsable de asentar las bases "de la cohesión social y la concordia".

En una entrevista concedida a Radio Popular-Herri Irratia, recogida por Europa Press, Urkullu se ha referido a las divergencias entre el Gobierno del PSE-EE y el PP sobre la posible participación de Gisasola en las jornadas que se celebrarán en Bilbao entre el 14 y el 20 de mayo.

Los populares ya han anunciado que no permitirán la presencia de la exactivista de la banda en este Congreso, que había solicitado el Gobierno vasco, porque, según afirmó ayer el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, "una cosa es la ruptura" con ETA y otra que se dé "como ejemplarizante a una persona que, hasta hace poco, era una sanguinaria".

El presidente del PNV ha señalado de estas diferencias entre socialistas y populares vascos "es reflejo del espectáculo permanente" que se vive "en la sociedad que forman el PSE-EE y el PP, y que se refleja también en la vivencia de este Gobierno vasco en esta legislatura, en su dependencia o relación con el partido que dio los votos para que Patxi López sea lehendakari y para que el Gobierno sea del Partido Socialista de Euskadi".

En cuanto a la asistencia o no de Carmen Gisasola a las jornadas, Iñigo Urkullu ha considerado que "es algo significativo que, en un Congreso Internacional para la Memoria, no pueda tener cabida una persona arrepentida, una persona que pueda expresarse" desde lo que ha sido su "propia vida interna dentro de una organización terrorista" de la que se ha desvinculado.

Además, ha recordado que puede transmitir también "las circunstancias de su propia vida, su relación también con las víctimas que haya provocado en su actuación violenta o terrorista".

A su juicio, ésta sería una oportunidad para que Gisasola diera "testimonio de lo que es el paso" de una vida "sin valores o con unos valores que algunos dicen que son valores, pero que, para los demás, son una falta de valores, a entender la vida desde lo que es el error cometido, desde el arrepentimiento, desde la petición de perdón".

DISCREPANCIAS

Además, ha señalado que tampoco entiende que hoy o ayer se pueda llegar a la discrepancia entre los Gobiernos vasco y central o el PSE-EE y el PP, después de que "supongo habrá habido meses de trabajo en el seno del Departamento de Interior, en el Gobierno vasco, en la relación con el PP, para preparar esta conmemoración o este Congreso Internacional".

"Me consta que el Gobierno vasco ha ido trabajando en esta idea desde hace tiempo, delegando también en una comisión o en un grupo de trabajo", ha añadido.

En este sentido, ha recordado que, en el mes de enero, "el Gobierno vasco firmaba un convenio con el Gobierno español entre el Departamento de Interior y el Ministro de Interior para el Instituto de la Memoria o para el centro de la Memoria", y el Congreso.

A su juicio, estas divergencias son "un elemento más en este espectáculo permanente". "Pero, en todo caso, me parece un error por parte del PP, en eso que en un proceso de humanización dentro de lo que se denomina un proceso de pacificación, tienen que ser dar pasos para la convivencia, y en su caso, para la reconciliación". PASOS

No obstante, ha considerado que, viendo "de dónde viene el PP, de los discursos que todavía ha tenido hasta hace cuatro o cinco meses, hasta las elecciones generales, poco a poco va dando pasos". "Y creo que hay que seguir animando al Gobierno español para que siga siendo valiente en lo que es el cambio de discurso que hasta hace cinco meses ha tenido para que siga dando pasos más osados, más atrevidos que los que hasta ahora está dando. Pero bienvenidos sean los que hasta ahora ha dado", ha dicho.

Asimismo, ha insistido en que "las personas privadas de libertad tienen sus propios derechos y que hay un capítulo que es el de derechos humanos, incluso, que asiste a las personas privadas de libertad".

Por ello, ha recordado que "determinadas víctimas o determinados colectivos o asociaciones de víctimas" les han calificado de "proetarras, de filoetarras", y ha destacado que, "cuando el Gobierno del PSOE intentaba dar pasos también, el propio PP movilizaba a estas asociaciones y colectivos de víctimas en manifestaciones en la calle en contra de los pasos que se pudieran dar".

En este sentido, ha apuntado que el PP "ha practicado este ejercicio de soliviantar a las víctimas, de utilización del sufrimiento", y ahora "se encuentra el Gobierno español con que hay una realidad, que desde el 20 de octubre hay un comunicado de ETA anunciando el fin definitivo de la acción armada, que hay, por o tanto, un tiempo que hay que gestionar de una manera diferente, incluso en lo que se vino en denominar una política antiterrorista".

Urkullu ha indicado que el Ejecutivo "tiene la responsabilidad también para sentar las bases de lo que es una cohesión social, de una construcción de la sociedad en base a la concordia, en base a la convivencia normalizada".

"Y esto es lo que le sucedió al PP, que aquello que alimentó, de aquellos polvos, estos lodos, que se suele decir, o cría cuervos", ha añadido, para denunciar que se "utilice el dolor de las víctimas también en clave ideológico política".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.