Bush: "Lo que tienen que hacer es decirle a Siria que le diga a Hezbolá que pare toda esta mierda"

Las claves:
  • Lo dijo en una conversación privada con Tony Blair en la cumbre del G8.
  • El comentario fue captado por un micrófono.
  • Irán garantiza a Siria su "apoyo total ante cualquier amenaza o agresión".
Bush durante la cumbre del G8, en San Petersburgo. (Ivan Sekretaryov / Reuters)
Bush durante la cumbre del G8, en San Petersburgo. (Ivan Sekretaryov / Reuters)
Ivan Sekretaryov / Reuters
El presidente de EEUU, George W. Bush, presume de decir las cosas como las piensa y el lunes quedó constatado cuando, frente a un micrófono abierto, se le escapó un "mierda" al hablar de Siria y del grupo chií libanés Hezbolá.

En el transcurso del almuerzo final de la cumbre del G8, clausurada en San Petersburgo, Bush dialogaba con el primer ministro británico, Tony Blair, sobre la crisis en Oriente Medio y mencionó que su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, podría desplazarse a la zona.

Blair, que respaldó una idea del secretario general de la ONU de enviar una fuerza de estabilización de las Naciones Unidas al sur de Líbano, replicó que "eso es lo que importa" y que "llevará algún tiempo organizar las cosas" para solucionar la situación.

Pero, matizó el primer ministro, es importante que si Rice va hacia la zona "tenga éxito".

El presidente Bush afirmó entonces que "lo que tienen que hacer es decirle a Siria que le diga a Hezbolá que pare toda esta mierda".

Pocos segundos después, Blair se dio cuenta de que el micrófono estaba abierto y lo cerró precipitadamente, pero demasiado tarde para impedir que esas palabras se transmitieran por circuito cerrado y se oyeran en el centro de prensa.

Irán apoya a Siria

Por otra parte, Irán ha garantizado a Siria su "apoyo total ante cualquier amenaza o agresión", según una carta del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad que el lunes fue entregada al presidente sirio, Bachar el Asad.

El mensaje de Ahmadineyad, entregado por el ministro iraní de Exteriores, Manuchehr Mottaki, se produce en un momento de máxima tensión en el Líbano y entre acusaciones de Israel tanto a Siria como a Irán de apoyar al movimiento chií Hezbolá en su guerra no declarada con Israel.

Las conversaciones se centraron "en la actual agresión israelí contra el Líbano y las acciones de destrucción salvaje de las tropas israelíes, que tienen como blanco civiles e infraestructuras" en el país, dijo el portavoz. Los dos países dijeron que continuarán su apoyo a "la resistencia libanesa y palestina en estas circunstancias", añadió.

Mottaki había llegado a Damasco en una visita imprevista, y se dirigió directamente desde el aeropuerto a entrevistase con Bachar el Asad.

Siria e Irán, aliados desde los primeros años de la Revolución Islámica en Irán, a principios de los ochenta, tienen firmado un acuerdo de defensa mutua en caso de agresión exterior.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento