Lanbide-Servicio Vasco de Empleo atenderá este año a más de 92.000 demandantes de empleo con un nuevo modelo de orientación profesional, "pionero en el conjunto del Estado", que contará con un presupuesto de 18 millones de euro, se pondrá en marcha en verano y ofrecerá, además de una atención básica, un acompañamiento especializado para menores de 30 años, desempleados de larga duración, personas en riesgo de exclusión social, discapacitados o reclusos en régimen abierto.

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, acompañada del viceconsejero de Empleo, Javier Ruiz, y del director de Activación Laboral de Lanbide, Mariano Cortés, han presentado en Bilbao este nuevo plan, a través del cual, además de la inscripción como demandante de empleo o de la actualización de la demanda, el personal especializado del Servicio Vasco de Empleo realizará con el demandante el diagnóstico de su empleabilidad y un itinerario personalizado de acciones para mejorar su empleabilidad y contar con opciones reales de acceder al mercado laboral.

Cada itinerario personalizado que se realice dará lugar a la utilización de los recursos con que cuenta Lanbide, como son la intermediación laboral, la formación y, en aquellas personas con mayores dificultades de inserción laboral, un acompañamiento especializado en todo su itinerario.

Tanto para la formación como para este acompañamiento, el Servicio Vasco de Empleo contará con una "red de entidades colaboradoras especializadas" en el perfil de empleabilidad requerido, bien sea de personas discapacitadas o personas con más difícil inserción porque salen de la cárcel", ha explicado Zabaleta, para añadir que "esta red concertada de orientación complementa lo que desde los servicios de orientación básica se hace por parte de Lanbide".

Hasta finales de diciembre de este año Lanbide orientará a un total de 92.479 demandantes de empleo con este nuevo modelo. Por territorios, el 56,29 por ciento de las personas atendidas corresponderá a residentes en Bizkaia, un 28,38 por ciento a Gipuzkoa y el restante 15,33 por ciento a Álava.

Zabaleta ha remarcado que Lanbide plantea un modelo que asegura la titularidad pública del sistema de orientación personalizada. Según ha explicado, el Servicio Vasco de Empleo cuenta con recursos humanos propios, más de 220 orientadores profesionales que ya desarrollan su labor en las oficinas de Lanbide, para una gestión directa de la orientación. Además, dispone de recursos económicos, con los cuales contratará los servicios de entidades especializadas que prestarán servicios de acompañamiento a colectivos con una especial dificultad a la hora de entrar en el mercado laboral.

La orientación personalizada se basa en tres pasos básicos: inscripción de la demanda de empleo, diagnóstico de empleabilidad (análisis de las competencias, recorrido, formación y motivación laborales del demandante) y definición de un itinerario de inserción laboral (conjunto de actuaciones marcada por el orientador que cada demandante precisa para mejorar las carencias de su perfil laboral).

Para todas aquellas personas demandantes de empleo que precisan de un acompañamiento especial debido a que tienen especiales carencias para su inserción laboral se ha establecido este plan de acompañamiento especializada, con 31.722 plazas, que será desarrollado por entidades contratadas por Lanbide.

De estas 31.722 plazas, 10.085 corresponderán a menores de 30 años con baja cualificación, 10.847 a mayores de 45 años desempleados de larga duración, 7.748 a personas en situación de alto riesgo de exclusión social, 2.742 a demandantes de empleo con alguna discapacidad y, por último, otras 300 a personas reclusas en situación de régimen abierto. Todas ellas serán derivadas al servicio de acompañamiento especial a través de los orientadores de Lanbide.

Perceptores de rgi

Por otro lado, los responsables de Empleo han indicado que, dentro del plan de orientación, uno de los principales colectivos a asesorar será el de los parados perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), ya que, en ese sentido, Lanbide ha establecido un plan de choque personalizado que culminará en el segundo trimestre de 2013 con la orientación del 100 por ciento de este colectivo, en total, más de 43.000 personas.

Este proceso de orientación laboral se inició con la asunción de la gestión íntegra de la Renta de Garantía de Ingresos el pasado diciembre. Durante el primer trimestre de 2012, la plantilla de orientadores profesionales de Lanbide ha iniciado procesos de empleabilidad con un total de 6.804 perceptores.

Este mes de mayo arranca la segunda fase de orientación, con un plan de choque que se traducirá en el asesoramiento de otros 27.612 beneficiarios de esta prestación hasta el 31 de diciembre, lo que supone el 79 por ciento del total. En enero de 2013 se iniciará la tercera y definitiva fase de este programa, que culminará en el segundo trimestre con la orientación del 100 por ciento de este colectivo.

Los jubilados que perciben la Renta de Garantía de Ingresos quedan excluidos de este proceso de activación laboral. Siguiendo criterios de edad y de población beneficiaria de estas prestaciones, alrededor del 70 por ciento de las personas orientadas con este plan de choque residirá en Bizkaia, otro 17 por ciento corresponderá a domiciliados en Gipuzkoa y el restante 13 por ciento Álava.

El personal especializado les orientará, valorará su empleabilidad y acordará con ellos un itinerario de acceso al mercado de trabajo acorde a sus circunstancias profesionales. "Hasta ahora solo tenían una cobertura económica, un subsidio. Lanbide quiere que tengan una oportunidad real de volver al mercado laboral", ha apuntado el viceconsejero de Empleo, Javier Ruiz.

En ese sentido, Zabaleta se ha mostrado convencida de que "nadie que lleva demasiado tiempo en las prestaciones sociales lo está por gusto y, por lo tanto, lo que tenemos que ofrecer a esas personas es oportunidades para salir del sistema".

Primer trimestre

Durante los tres primeros meses de este año, el personal de Lanbide ha iniciado un proceso de orientación individualizada con 24.788 demandantes de empleo. De ellos, 6.804 son parados perceptores de prestaciones sociales.

Por territorios, el 56 por ciento de orientación ofrecida se localiza en Bizkaia, en Gipuzkoa el 28,3 por ciento y el 15,7 por ciento en Álava. De estas 24.788 personas demandantes de empleo, un total de 15.356 han sido candidatas a alguna oferta de trabajo.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.